De esta forma, el presidente de Fasecola explicó que Brasil es el país donde más se ha desarrollado el sector asegurador, particularmente el ramo de Vida. Al contrario, en Argentina y México ha decrecido. El resto de los países lo ha hecho moderadamente, entre ellos Venezuela con 6%. Al examinar el indicador de penetración de 2011, Colombia ocupa el segundo lugar con 3,4 detrás de Chile (4,1), en tanto que el promedio regional es de 2,8.

Otro indicador es el de la densidad, en el que el promedio latinoamericano es de 280 dólares y en Venezuela es de 367 dólares, detrás de Chile y Brasil (559 y 398, respectivamente). Por ello, Junguito resaltó el hecho de que en países desarrollados la densidad puede ser de seis o siete mil dólares.

Hecho este retrato del estado del seguro en la región, Roberto Junguito pasó a revisar la relación entre la economía y la actividad aseguradora. La observación fundamental es que en promedio se espera que el seguro en la región crezca al doble que la economía latinoamericana. En el caso de Venezuela la actividad aseguradora ha tenido una relación sumamente estrecha con los vaivenes de la economía, con énfasis en los ramos de salud y de automóviles, lo que deja abiertas grandes oportunidades para otros ramos, apuntó el presidente de Fasecolda.

LAS ASEGURADORAS TIENEN POR NATURALEZA ADMINISTRAR RIESGOS DE OTROS

La segunda ponencia estuvo centrada en la ‘Gerencia Integral de Riesgo, Microseguros y distribución masiva de seguros’ que fue expuesta por Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, y secretario general de la Federación Interamericana de Seguros (FIDES) y moderada por Alexander Montoya, miembro del Consejo Consultivo del Comité Asesor de Riesgo y Control de la CAV, comenzó haciendo una interesante reflexión: Las aseguradoras tienen por naturaleza administrar riesgos de otros.

Bajo esta premisa Arias explicó que resulta fundamental la autoregulación, vista desde la competitividad integral, los códigos de ética y el buen gobierno corporativo. Por ello, afirmó que el principal reto es encontrar un equilibrio entre regulación y desarrollo del negocio asegurador para identificar y actuar sobre factores que faciliten o inhiban el desarrollo de la actividad. Esto permitirá que las aseguradoras puedan ser un vehículo en este sentido.

El panel de discusión del último día se centró en los sectores de seguros en latinoamérica y el rol gremial y fue moderador por Gonzalo Lauría Alcalá, presidente del FIDES. Asimismo, se realizó una ponencia sobre ‘Aprendizajes y Tendencias en Principios Internacionales en Supervisión y Regulación de Seguros y Reaseguros’ en la que participaron como ponentes el Grupo Fides y fue moderado por María del Pilar Alonso, asesor actuarial de la CAV y exsuperintendente adjunta de la Superintendencia de Seguros.