Bajo el título ‘Navegando por los últimos avances en el seguro marítimo y aerocomercial’, el estudio apunta que los factores clave que determinan cualquier variación sobre este pronóstico son el duradero impacto de la crisis financiera sobre la intensidad del comercio y los viajes y la sensibilidad de las primas de seguro a los cambios en la actividad del transporte.

“Las perspectivas para estos seguros –se indica en el informe- están muy condicionadas por las expectativas de la actividad de transporte internacional. Si continúa la recuperación de la economía mundial y se restablecen las tendencias comerciales y de viajes anteriores a la crisis, es muy probable que los mercados de seguros marítimos y aerocomerciales se expandan intensamente”.

RETOS

El trabajo destaca que los avances en la seguridad han sustentado un mejor resultado técnico en estos seguros, ya que ha disminuido la frecuencia de grandes siniestros. No obstante, los beneficios técnicos subyacentes agregados han continuado siendo bajos, aunque se da una variación considerable entre compañías.

Ante estas circunstancias, las aseguradoras de transportes deben hacer frente a diversos desafíos. El primero, dada la escala y complejidad de los riesgos del transporte, es que “hay grandes posibilidades de que se produzcan sorpresas desagradables en cuanto a la gravedad de los siniestros”, se indica en el informe. En segundo lugar, se apunta que, en la medida en que persiste un excedente de capacidad, “las aseguradoras no pueden confiar en un ciclo de tasas de primas al alza en el mercado en general para levantar la rentabilidad, y en lugar de ello deben continuar centradas en mejorar la disciplina en la suscripción”.