De entre los cinco modelos de motos más sustraídos durante el pasado año, la Kawasaki Z, la tercera con más unidades robadas, ostenta la prima media más elevada de los últimos seis meses en todas las modalidades analizadas: 604,8 euros para Todo Riesgo con Franquicia, 318,1 euros para Terceros Ampliado y 242,7 euros para Terceros con Asistencia en viaje. En el lado opuesto, la Yamaha X-Max, cuarta en el ranking de robos, registra la prima media más baja para el mismo periodo en las tres modalidades, con 306,3 euros para Todo Riesgo, 170,7 euros para Terceros Ampliado y 97,6 euros para Terceros con Asistencia en viaje.