De esta forma, según el informe Eurozone Crisis Threatens Asian Trade Finance Capacity, aunque los bancos europeos quieren limitar la financiación de operaciones relacionadas con el comercio exterior en países emergentes, están usando los seguros de Crédito para Financiación Estructurada para mantenerse activos en esos mercados. Con la necesidad de reducir la exposición al riesgo, dichos seguros nacen para cubrir el riesgo de impago tanto de un comprador de bienes y/o servicios como el riesgo que asume la entidad financiadora por haber financiado dicha operación. Cubren las transacciones con exposición al riesgo de crédito de entre uno y siete años. La mayoría de legislaciones europeas permiten a los bancos usarlo como herramienta para liberar capital regulatorio del Nivel 1 de Basilea III.

Richard Green, director de la práctica de Crédito y Riesgo Político de MARSH en Asia, revela que "los bancos europeos se enfrentan a una elección en Asia: reducir de forma significativa la financiación de operaciones relacionadas con el comercio exterior o usar un seguro de Crédito para Financiación Estructurada que les permita mantenerse activos, pero con un menor nivel de exposición”. Ante esta situación, añade el directivo, "los mercados emergentes dependen en gran medida de la financiación del comercio exterior, especialmente en un momento en el que las importaciones se han vuelto críticas y las exportaciones pueden generar las tan necesarias divisas".

En el caso concreto de su firma, Green explica que "en Asia, MARSH ha colocado alrededor de 450 millones de dólares (370 millones de euros) en capacidad aseguradora para sus clientes en el primer semestre de 2012, mientras que en el mismo periodo del año anterior, el volumen asegurado para las operaciones de comercio exterior en la región fue de 85 millones (70 millones de euros). Esto supone un aumento del 425% en límites contratados. Gran parte de estos límites iban destinados a cubrir grandes transacciones y envíos de materias primas, como la importación y exportación de petróleo, gas natural licuado, aceite de palma o carbón".

Pese a la actual recesión, consigna el informe, los expertos creen que habrá una demanda de financiación para operaciones relacionadas con el comercio exterior, especialmente en mercados con incertidumbre. Según datos de la Organización Mundial del Comercio, las economías en desarrollo están esperando liderar el crecimiento en el comercio de bienes, con una previsión de crecimiento del 5,6% en las exportaciones, frente a las economías desarrolladas. El informe subraya que si la demanda de financiación continua, se espera que también lo haga la demanda de Seguros de Crédito para Financiación Estructurada, especialmente por parte de los bancos europeos.

COMPARTIR