Su presidenta, Pilar González de Frutos, abrió la presentación repasando la importancia de las aseguradoras como "elemento dinamizador del tejido empresarial". Así, destacó que se aprecia "un flujo constante de transferencias de alrededor de 3.000 millones de euros desde el sector asegurador hacia las empresas a través de los pagos por la siniestralidad". Además, puntualizó que el monto total de los riesgos cubiertos por el seguro en Comercio e Industria se sitúa cerca de los 1,5 billones de euros, es decir, aproximadamente 1,4 veces el PIB español. "Es bastante difícil valorar la importancia que tiene este nivel de protección sobre el fenómeno fundamental de crecimiento, que es la inversión. Saber que existe una retribución de la pérdida en caso de que ocurra lo inesperado, supone un impulso indudable para invertir", declaró.

Por otro lado, ahondó en el empuje del sector para la economía gracias a su rol como inversor institucional. De este modo, reseñó la importante inversión en deuda pública española. Además, remarcó el largo plazo de sus inversiones, pues la mayor parte presenta un horizonte de vencimiento superior a los cinco años. Y también señaló la "estrategia anticíclica" del sector en cuanto a la inversión en renta variable, puesto que "las aseguradoras entran en Bolsa cuando los demás inversores salen; y salen cuando los otros inversores regresan".

Por este motivo, reivindicó su desempeño como "gestores del ahorro a largo plazo", tanto por el beneficio individual que supone este ahorro para el asegurado -mejor calidad de vida- como en lo colectivo, con el fin de "dejar de ser un país deficitario y dependiente del ahorro exterior" y convertirnos en una "sociedad ahorradora".

Asimismo, se mostró muy satisfecha por el comportamiento del empleo en el sector, que actualmente da trabajo a más de 48.000 personas. El 98,5% de estos contratos son indefinidos, por lo que es uno de los sectores con menor tasa de temporalidad.

RAMOS

A continuación, desgranó algunos de los aspectos más significativos de cada ramo.

En Vida se detuvo en la distribución de las edades de los fallecidos asegurados y con derecho a indemnización en comparación con la pirámide de fallecimientos del conjunto de la población. Mientras que la población total ofrece la clásica figura de 'pirámide invertida', el mayor volumen de asegurados fallecidos se concentra en la horquilla de 54-58 años para los hombres y de 52-58 años para las mujeres. Esto se explica porque dicho segmento es más propenso a la contratación de seguros por su preocupación ante las consecuencias de una muerte prematura, así como por el reflejo de los seguros asociados a las hipotecas.

En Salud, incidió en que la prima media en el seguro privado es un 40% más barata que el gasto público por habitante y año del sistemas público. Además, resaltó que tres de cada cuatro partos son atendidos por el seguro de Salud, un 74% de ellos con anestesia epidural.

Ya en Multirriesgos, habló de los tiempos de reparación de los siniestros, que se solucionan de media en 4 días y 6 horas desde la comunicación por parte cliente.

LAS "OTRAS VÍCTIMAS"

Finalmente, la presidenta de UNESPA se refirió a las víctimas de tráfico. En primer lugar, incidió en la estacionalidad de la siniestralidad, con una concentración en periodos vacacionales. Y también expuso el repunte de los accidentes con más de tres fallecidos durante los fines de semana (sábado, domingo y lunes por la mañana). Por lo que respecta al perfil del fallecido, se trata de un hombre de 38 años y 4 meses y conductor del vehículo implicado (43,7% de los casos). Además, el 23% de los fallecidos no tiene hijos ni cónyuge, dejando tras de sí únicamente a sus padres. Y el siguiente perfil es aquel que deja un cónyuge y dos hijos mayores de edad (6,4%). Es decir, que la mayoría de las víctimas son personas o muy jóvenes o de edad relativamente avanzada. Asimismo, remarcó la importancia del Seguro como protección del patrimonio familiar y personal, pues en un accidente sin seguro habría que afrontar el pago de daños, lo que supondría la quiebra para las más de 6.000 familias que no podrían hacer frente a las indemnizaciones.

Para concluir, González de Frutos reclamó el impulso del nuevo baremo de indemnizaciones. "La baremización del daño es lo más objetivo que podemos poner a disposición de las víctimas y de la magistratura. El seguro es un agente activo en este proceso", apuntó.

Ver aquí el documento íntegro de la 'Memoria Social del Seguro 2012'.