“Son 3.000 camas del sector público en la capital, 42.000 a nivel nacional, las que no alcanzan a un 50% de operatividad”, declara Cristino García. El sector privado apenas cuenta 650 camas en Caracas, 8.000 en el territorio nacional, para atender a ese 38%. "Esto implica un colapso porque el sector privado no tiene infraestructura para soportar tanta gente", aseguró García. "Se han volcado a las clínicas porque la capacidad de atención de los hospitales es de solo 25%", afirma en información publicada por ‘El Universal’.

"El sistema está congestionado", agregó Douglas León Natera, presidente la Federación Médica Venezolana. Según reseñó, el detrimento de los hospitales es producto de la creación de un sistema paralelo, Barrio Adentro, que también depende del Gobierno. "Es un problema presupuestario, se desvían los recursos". Un dato sobre el que también coincidió García.

"Tratarse en un hospital termina por ser más costoso que hacerlo en un clínica. Lo que se ahorra en el costo de la operación se gasta en la estadía.", aseguró el director de la AVCH. Además, añadió que "el paciente puede pasar hasta seis meses hospitalizado por falta de insumos, médicos o quirófanos. La persona tarda en reinsertarse en su campo laboral y genera muchas veces gastos en el tema transporte, comida y medicinas". Y es que el promedio de permanencia en un hospital va de los tres a seis meses, mientras que en una clínica apenas son tres o cinco días.

COMPARTIR