Así lo expuso Rafael Bernabe, excandidato a la gobernación por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), en su defensa del sistema por el que los ciudadanos, en lugar de pagar a los planes de salud privados, aportarían en función de sus ingresos una suma a un fondo común cuyos recursos se usarían para pagar a los proveedores de los servicios de salud.

Las declaraciones fueron realizadas este martes durante las vistas públicas de la comisión cameral de Salud, que preside la representante Lydia Méndez, y que recoge hoy ‘El Nuevo Día’. “Este sistema permitirá reducir los costes burocráticos y de publicidad exorbitantes que supone tener múltiples aseguradoras. Los recursos se dedicarán al servicio y no al papeleo y la administración de los planes. Libre del objetivo del lucro, el sistema tendrá interés en reducir costos evitando enfermedades y promoviendo la medicina preventiva”, añadió.

De aprobarse el proyecto, se crearía una comisión multisectorial con no más de 20 integrantes que representarían a los pacientes, los profesionales de salud mental, el sector comunitario, los sindicatos en el área de la salud, los farmacéuticos, hospitales y la industria de seguros de salud, entre otros. El organismo gozaría de autonomía fiscal y administrativa, y operaría con una asignación de 300.000 dólares del Fondo General.

La entidad propuesta tendría ocho meses para rendir un informe con sus hallazgos ante el Gobernador y la Asamblea Legislativa, y durante ese período deberá, además, someter ante el Primer Ejecutivo los anteproyectos de ley que permitan establecer el Sistema Universal de Salud.