Tras la industria automovilística figuran los sectores hortofrutícola, cerámico y calzado, los tres por su fuerte componente exportador. Se estima que las exportaciones de estos sectores crecerán en 2016 un 5-6%, 6% y un 8%, respectivamente.

El 'Informe Sectorial de la Economía Española 2016' es un análisis pormenorizado de la evolución de los diferentes sectores de actividad que conforman el tejido empresarial español, así como sus perspectivas de desarrollo y riesgo a corto plazo. El informe de CESCE también realiza un exhaustivo análisis y estudio del comportamiento de la economía española y del entorno económico mundial, detallando la evolución de las principales magnitudes macroeconómicas.

Dentro de los sectores con perspectiva positiva también se encuentran la distribución de electrodomésticos, que crecerá un 4% en 2016 por la reactivación del consumo tras varios años de caídas en ventas; siderurgia productos planos, con un incremento previsto del 3% íntimamente ligado con la buena evolución del sector automovilístico; pinturas y barnices, que incrementará su actividad en torno al 4% prolongándose la tendencia ya iniciada el ejercicio 2014. Dentro del sector construcción, el segmento de rehabilitación de viviendas con un crecimiento del 6% y la edificación residencial con un 5,4%. Asimismo, destaca, dentro de la distribución textil, que se estima crecerá un 3%, el canal online, que gracias al consumo interno sigue registrando tasas de crecimiento de dos dígitos.

La economía española lidera la recuperación de la zona euro

Respecto a España, el informe apunta a que nuestra economía lideró la recuperación de la zona euro en 2015, con una tasa de crecimiento del PIB del 3,2%, siendo la aportación de la demanda interna la clave de dicho crecimiento, al que también han contribuido factores externos, como el abaratamiento de los costes energéticos, la depreciación del euro frente al dólar y una política monetaria muy expansiva.

La recuperación de la economía española obedece también a los avances logrados en los últimos años por el sector exportador, que ha liderado la recuperación. Ante la delicada situación del mercado interno, las empresas españolas decidieron competir en el exterior y las exportaciones se han incrementado un 50% desde 2009. España es el noveno exportador del mundo y las exportaciones suponen el 33,4% del PIB.

La mejora del acceso a la financiación bancaria es otro de los factores que ha favorecido la expansión económica española. Las medidas de estímulo económico auspiciadas por el BCE y la reestructuración del sector bancario han aumentado la disponibilidad del crédito y han reducido los costes financieros para particulares y empresas.

Una de las variables, continúa el informe, que más han contribuido a aumentar la renta disponible y a impulsar el gasto privado (+3,1%) es el cambio de tendencia en el mercado laboral, tras seis años sucesivos de destrucción de empleo. El número de afiliados a la Seguridad Social ha crecido en más de un millón de trabajadores desde 2013 hasta marzo de 2016.

Por último, otro de los factores que destaca CESCE es la recuperación de la inversión. La formación bruta de capital fijo se ha elevado un 6,4% con respecto al año anterior, registrando el mayor dinamismo entre todos los componentes de la demanda nacional y mostrando la confianza en la evolución económica del país. Es la inversión en bienes de equipo y maquinaria la que ha experimentado una mayor aceleración (10,2%), seguida por la inversión en construcción, que crece por primera vez en ocho años (5,3%). Por su parte, el incremento de la inversión extranjera (11%) demuestra que España vuelve a despertar confianza entre los inversores.