Nelly CastroActualidad Aseguradora América Latina (en adelante ‘AAAL’).- ¿Cuál es el origen de la Asociación Colombiana de Reaseguros (ACTER)? ¿Qué misión y valores persiguen?

Nelly Gissette Castro.- ACTER nace en el año 1974, entre otras razones por la necesidad de formación especializada de los funcionarios de reaseguros en las compañías de seguros en Colombia. Realmente la asociación surge de una manera poco convencional ya que en este momento las compañías aseguradoras debían ejercer entre ellas un intercambio de Reaseguro para cumplir la normativa vigente en materia de retención de primas en el país y reasegurarse entre ellas. Los funcionarios de las diferentes entidades se comunicaban constantemente entre ellos, pero no conocían las personas con quienes hacían negocios, para facilitar las relaciones. Por ello, deciden iniciar un proceso de reuniones periódicas entre ellos para conocerse.

Una de las más emblemáticas hasta hoy es la reconocida fiesta de ACTER. Con el tiempo se institucionalizó realizarse el último sábado de noviembre, donde se reúnen todos los funcionarios de reaseguros para conocerse entre ellos y de manera especial a todos aquellos con quienes hacen negocios constantemente.

Esto permitió que se unieran los esfuerzos para mejorar el nivel académico del Reaseguro en Colombia, apoyándose para obtener capacitación, tecnificación e implementación de nuevas formas de Reaseguro. Con el tiempo se vio la necesidad de conformar esta entidad como una persona jurídica que pudiese realizar todas estas actividades de manera autónoma.

Con el tiempo ACTER cambia su razón social de Asociación Colombiana de Técnicos en Reaseguros y comienza su camino a ser la entidad que hoy agrupa a las entidades que hacen parte del proceso de reaseguros; también cambia su nombre por Asociación Colombiana de Reaseguros, manteniendo su sigla ACTER, la cual ya es reconocida a nivel internacional.

 

‘AAAL’.- ¿Cómo está formada la asociación? ¿Cuáles son los recursos con los que cuenta en la actualidad, tanto en temas de tecnología, como financieramente y de recursos humanos?

Nelly Gissette Castro.- En la actualidad tiene cuatro clases de asociados, mantiene las personas naturales que de antaño se vincularon y creó tres cámaras a su interior:

  1. Reaseguros, donde ubicamos  las Oficinas de Representación de Reaseguradores radicados en Colombia y algunos actores que se han vinculado al mercado colombiano mediante la inscripción en el Reacoex y que no tienen presencia localmente.
  2. Intermediación de Reaseguros, donde ubicamos los Intermediarios de Reaseguros.
  3. Las Cedentes, donde encontramos algunas de  las compañías de seguros que han querido vincular sus unidades de reaseguros y que hacen parte activa de este mercado.

Contamos con un equipo de colaboradores y docentes comprometidos con crear conocimiento en el sector y una Junta Directiva que apoya incondicionalmente nuestra labor. Nuestro mayor recurso son los asociados, que apoyan integralmente ACTER.

En cuanto a los recursos económicos, el 80% de nuestros ingresos corresponden a la gestión realizada en servicios y el 20% a los aportes que nuestros asociados realizan en el año.

 

‘AAAL’.- ¿Qué objetivos y principios tienen marcados dentro de la agenda de ACTER para cumplir a corto-mediano plazo?

Nelly Gissette Castro.- ACTER tiene demarcados sus objetivos de acuerdo con la planeación estratégica realizada en 2014, dependiendo de la línea de servicio que estemos hablando. Sin embargo, todos terminan enfocados en un fin común: mantener la credibilidad del reaseguro, la transparencia y profesionalismo de los actores en el mercado.

Para esto venimos desarrollando procesos como la certificación de habilidades y competencias bajo la norma técnica NTC-17024 de los funcionarios del sector asegurador. Originalmente este proceso nació para los funcionarios de  reaseguros, pero la Junta Directiva consideró importante ampliar su campo de acción al ámbito de los seguros. Proceso que hemos desarrollado desde hace dos años y que cobró especial importancia con la expedición de la circular 050, del 28 de diciembre de 2015, por parte de la Superintendencia Financiera de la República de Colombia y que pretendemos hacer extensivo a América del Sur y Centro América.

Consideramos que, con la implementación de este proceso, aportaremos a la correcta suscripción, la protección del consumidor, la profesionalización de la venta del seguro y del reaseguro, lo que se reflejará en una mayor penetración del mercado de un sector respetado y mejores resultados para las compañías y sus accionistas.

 

Regresar a los principios y a la técnica del seguro

 

‘AAAL’.- Recientemente se ha celebrado el V Congreso Internacional de Seguros y Reaseguros. ¿Cuáles han sido las conclusiones que se han arrojado en este encuentro? ¿Qué puede adelantarnos de Congreso del año que viene?

Nelly Gissette Castro.- Efectivamente, los días 25, 26 y 27 de mayo llevamos a cabo la V versión del Congreso Internacional de Seguros y Reaseguros. Originalmente lo realizábamos cada cinco años, pero con el éxito que han tenido las últimas versiones nos comprometimos a realizarlo cada dos años. En él analizamos críticamente el sector y sus proyecciones. Normalmente mantiene tres ejes temáticos: infraestructura, vida y reaseguro. Aunque sabemos que durante este evento se realizan contactos comerciales y que esto es parte del proceso, nuestro Congreso tiene un fuerte contenido académico. Buscamos temas de actualidad que mantengan el interés de los asistentes dentro de las conferencias y evitar así el ausentismo.

En cuanto a las conclusiones es inevitable hablar de la suscripción técnica, podríamos resumir las diferentes presentaciones y foros en una premisa: “regresar a los principios y a la técnica del seguro”. La competencia no puede seguir basándose en las tasas o en la esperanza de un ramo obligatorio, debemos ampliar el cubrimiento para permitir el crecimiento de las compañías y el mantenimiento del ROE para los accionistas. Hace dos años el fenómeno comercial tenia especial importancia en las compañías de seguros y en esta renovación hemos visto como se traslado a las compañías de reaseguros.

Sin embargo las necesidades del mercado deberán llevar a que los reaseguradores exijan condiciones técnicas para acompañar los riesgos con la esperanza que el mismo mercado regule el equilibrio entre la técnica y el negocio.  No creemos que los inversionistas estén dispuestos a subsidiar las tasas para mantener los negocios indefinidamente, existiendo nuevas posibilidades de negocios que se abren ante el sector.

La investigación toma un papel preponderante en este proceso de crecimiento del sector, la estructuración de productos frente a nuevos riesgos, la creatividad para acceder a canales de distribución más eficientes para públicos exigentes, el acompañamiento a los gobiernos en proyectos no solo de infraestructura sino de protección pública son pilares importantes en estos propósitos.

Las posibilidades de crecimiento están en nuestras manos, es hora de acabar con los paradigmas y las frases preconcebidas como “no hay penetración del mercado por que no hay cultura del seguro”, como si quienes no tienen una cobertura fuesen incultos o esto fuese para una secta privilegiada. Es importante llegar al público general con un mercado más evolucionado, más ramos, productos y una fuerza de ventas profesional y capacitada, cumpliendo las expectativas del mercado, no con tasas sino con técnica y fundamentación. La creatividad con responsabilidad debe marcar la diferencia en el seguro para los próximos años; no podemos olvidar que trabajamos con “las miserias del ser humano: El dolor, la enfermedad, las pérdidas materiales” y esto le da el sentido social a nuestra actividad.

Para 2018, podemos adelantar que empezaremos nuestro proyecto de llevar ACTER por los países hermanos; la formación de reaseguro y de seguros es una necesidad y la integración sigue estando vigente. En cuanto a la temática haremos un seguimiento a los retos planteados en este evento.

 

‘AAAL’.- ¿Qué otros encuentros de interés pondrá en marcha ACTER durante este año?

Nelly Gissette Castro.- ACTER constantemente está realizando procesos de integración y formación, sin embargo, para lo que nos queda del año el más conocido es la Fiesta de Fraternidad Reaseguradora. Sin embargo, nuestros eventos están divididos en varias líneas de acción:

Procesos de opinión: Como el Congreso en los cuales contamos con el apoyo de expertos en temas coyunturales en los cuales analizamos la perspectiva social y empresarial del seguro, entre estos tenemos los conversatorios que todos implican temas con posiciones abiertamente encontradas dentro del sector y ponentes de primera línea.

Procesos de Formación: En los cuales contamos con los cursos tradicionales, entre ellos los de formación para la capacidad técnica de los intermediarios, los especializados en reaseguros y ahora hemos abierto una línea de actuaria para reaseguros que van desde los elementos más sencillos que podríamos llamar actuaria para dummies.

Eventos de Integración: En los eventos de integración tenemos institucionalmente la Fiesta de Fraternidad Reaseguradora, en la cual contamos en promedio con unas 500 personas del sector; siempre contamos con funcionarios de México, Ecuador, Perú, Panamá, España, EE.UU, entre otros países.

A pesar de continuar con estos procesos, también enfocamos nuestros esfuerzos a propiciar un cambio en el mercado con los procesos de certificación de intermediarios, con el primer proceso abierto para tal fin, y la promoción por un mercado más técnico.

‘AAAL’.- Estamos en plena época de renovaciones, ¿prevén un cambio de precios y de mercados a nivel global? ¿Y en caso concreto de Colombia?

Nelly Gissette Castro.- Asegurar que los precios suban o bajen en estas renovaciones es muy arriesgado; tenemos la certeza que las tasas deben corresponder a un criterio técnico no comercial. Por lo menos las oficinas de Representación en Colombia han tomado conciencia que el reaseguro debe corresponder con un equilibrio entre el riesgo y la tasa. Estamos en un momento en el que la oferta ha llevado los precios a la baja; sin embargo, están llegando a su tope, de continuar esta tendencia dentro de poco estaremos regalando el reaseguro. Creo que no podrán seguir a la baja los precios sin poner en riesgo la estabilidad del mercado, la presión sobre el precio que han generado los diferentes factores conllevaran a una menor rentabilidad para los accionistas sin que implique necesariamente que esta sea mala, sin embargo, al existir alternativas mas llamativas y con menos riesgos empezarán a migrar, esto presionará un poco nuevamente las tasas. Lo que sucede es que la velocidad del mercado ya no permitirá hablar de ciclos y nuestros asociados lo tienen claro.

Hoy los clientes buscan mirar sus negocios más analíticamente, estudian con una visión a largo plazo y analizan las posibilidades de crecimiento. Hoy deben hacer gala de su creatividad y empezar a dar un valor agregado, los intermediarios deben cambiar su rol y convertirse en un aliado para las partes. Aunque en Colombia es marcada la tendencia a la baja teniendo una de las tasas más bajas de reaseguros, es un fenómeno que se refleja en gran parte de la región. Las acciones de muchos operadores internacionales se van a ver reflejadas en el mercado de América del Sur.

 

‘AAAL’.- ¿Cómo valora la entrada de formas de capital no tradicionales en el mercado de reaseguro?

Nelly Gissette Castro.- Las formas no tradicionales de capital han generado parte de esta presión en la oferta y claramente en nuestro país es parte de las circunstancias que han llevado al fenómeno que comentábamos anteriormente de disminución de tasas.

Sin embargo, nuestra posición siempre ha sido que no se debe satanizar ningún tema por su simple existencia sino por el uso que se les esté brindando, no tiene sentido continuar peleando por la misma porción de mercado con capital tradicional sabiendo que los no tradicionales van a sugerir nuevos esquemas competitivos.

Ahora, si podemos capitalizar estas estructuras hacia nuevos procesos aprovechando su vocación al riesgo esto puede servir de apalancamiento al sector y crecimiento para todos. Sin embargo el desarrollo de mercados emergentes, los procesos de M&A y las necesidades de respuestas modernas son fenómenos imparables que ya está presente a pesar de las dificultades para su estructuración en mercados tan tradicionales como el colombiano.

‘AAAL’.- ¿Qué hace falta para incentivar la cultura de la prevención entre la población colombiana?

Nelly Gissette Castro.-  Creo que lo primero es cambiar nosotros el esquema de “cultura” ya que, por oposición, llamar inculta a la población no es una manera positiva de acercarlos. Yo hablaría más de un proceso de creación de conciencia colectiva frente a la necesidad de protección común para el bienestar individual; esto solo se logra con formación, procesos de cambios de hábitos, una intermediación más profesional y por ultimo un sector en general más técnico. Creo que, como sector, debemos hacer un esfuerzo por escuchar a nuestros clientes o potenciales clientes, encontrar sus necesidades y crear productos cercanos al cliente, evaluando su poder adquisitivo, respondiendo efectivamente a sus requerimientos, vendiendo productos más cercanos. Esto nos obliga a generar investigación; desde la Asociación estamos intentando promover procesos de investigación, motivando los asistentes a los programas regulares, premiando a los mejores. Como en toda relación, debe existir una parte que toma la iniciativa; yo llevo muchos años escuchando que el sector tiene una baja penetración en el país representando un 1,6% del PIB, hemos visto importantes campañas publicitarias, enfocándonos siempre a mejorar la conciencia del otro.

Creo que es hora de empezar a pensar diferente, estamos viendo cómo hacemos lo mismo con los mismos resultados; es hora de hacer otras cosas para ver qué resultados obtenemos y si observamos que el publico argumenta que no compra seguros por “la letra pequeña” y porque no tienen confianza en el sector por eso el bajo nivel de prevención es hora de intentar algo diferente

 

‘AAAL’.- Una de las grandes motivaciones que ofrece el país para los inversionistas son los proyectos de infraestructura emprendidos por el gobierno ¿Qué papel juega el seguro en ellos? ¿Dan facilidades al mercado las leyes y regulaciones al respecto?

Nelly Gissette Castro.-  Es pronto para responder esta pregunta. Hasta ahora creo que solo hay un cierre financiero, por lo cual empezaremos a aparecer en este escenario. Son muchas las dudas y esperanzas, sin embargo creo que aun no podemos tomar un partido sobre ello. Los proyectos de infraestructura dependerán del devenir de los próximos acontecimientos de orden nacional. Ayer mismo se firmó el gran acuerdo para la paz; no sabemos qué resultados se obtendrán y es aventurado pronunciarse sobre lo que nos espera en Colombia frente a este tema. Lo que los expertos se atreven a vaticinar es que emprender el proceso de pacificación puede generar un incremento de por lo menos de 3 puntos en el PIB.

Las expectativas son muchas. Ahora le toca al gobierno poner un granito adicional en este proceso, asegurando la tranquilidad jurídica para los actores y en especial de manera tributaria. Si esperan el acompañamiento en estos desarrollos le corresponde al ejecutivo brindarles seguridad jurídica a sus aliados.

 

‘AAAL’.- ¿Están surgiendo en el país nuevos productos adaptados a las necesidades actuales de la población? ¿Cuáles cree que ganarán mercado en el futuro?

Nelly Gissette Castro.-   Aunque la creación de los productos no tienen la velocidad que yo intentaría implementar para responder a las necesidades de la población, creo que el sector viene virando hacia políticas de servicio al cliente que conllevan este tipo de productos. Deberán tomar una porción mercado interesante aquellos que correspondan a políticas públicas o aquellas llamadas locomotoras en la economía colombiana; por ejemplo, los que hacen relación a la construcción, que llevan una dinámica importante dentro del PIB en los últimos años. Ganarán mercado los productos que respondan a nuevos desafíos para las empresas, como los riesgos cibernéticos, y los que se ajusten a las nuevas expectativas socioeconómicas de las generaciones actuales.