Este sector ha crecido a una tasa anual media del 4% en los últimos diez años y se encuentra a un ritmo de expansión más fuerte que el de la economía, por séptima vez durante este mismo período. A pesar de las altas tasas de desempleo que comprometen la renta disponible, la demanda ha sido impulsada por incentivos fiscales que alientan a las personas a invertir en planes privados de previsión, así como por los esfuerzos del gobierno brasileño en reformar el sistema de seguridad social, detalla el informe.

"Los esfuerzos de Brasil para la reforma en esta área están creando oportunidades a largo plazo para productos de vida y previsión, ya que la población busca alternativas para mitigar las incertidumbres de los beneficios previstos por la seguridad social en el futuro", afirmó el Vicepresidente de Moody's Diego Kashiwakura. Las contribuciones a los llamados planes PGBL, plan de previsión privada, son deducibles de impuesto en hasta un 12% de la renta bruta del inversor. Aunque las contribuciones a los llamados planes VGBL no son deducibles del impuesto, la tributación en los retornos de inversión se aplaza hasta el momento de la retirada.

Las aseguradoras vinculadas a los bancos seguirán teniendo ventajas competitivas, ya que son capaces de distribuir sus productos de forma más eficaz a través de la red de agencias de los bancos. Por lo tanto, las posiciones de mercado son bastante concentradas, dificultando la entrada de nuevos participantes en el sector, apuntan. 

"Las aseguradoras de vida y la previsión parecen tener un cómodo exceso de capital, lo que les permite atender a los requerimientos adicionales basados ​​en riesgo en 2017", remarca la agencia. Incluso en un escenario de caída de tasa de interés y menores resultados financieros, las aseguradoras deben ser capaces de mantener niveles sólidos de capital, sostenidos por los fuertes resultados operativos y los márgenes de suscripción, concluye el informe.