De esta manera, tal y como refleja el informe, se elevan a 16 las operaciones en el segundo semestre de 2013, con un valor emitido 3.500 millones, y un total para todo el año de 7.500 millones.  A 31 de diciembre, el bróker destaca que el límite total de bonos catástrofe había llegado a su nivel histórico más alto, en  20.300 millones.

Paul Schultz, CEO de Aon Benfield Securities, detalla que “el cuarto trimestre de 2013 vio un mantenimiento de los fuertes volúmenes de emisión de ILS y el cada vez mayor interés por parte tanto de patrocinadores como de inversores”.

“Cuando miramos el año en su conjunto, observamos que los precios de los títulos han disminuido a niveles que son altamente competitivos con el reaseguro tradicional. Para ciertos picos de riesgos, hemos visto bonos catástrofe que se convierten en un mecanismo de transferencia más rentable que las soluciones disponibles en el mercado tradicional. Esperamos que en 2014 seguirá el continuado flujo de capital y el sector ILS seguirá progresando todavía más”, añade.