En concreto, en el caso del Reino Unido, el análisis de Market Monitor muestra un cauto optimismo para el futuro de la industria, principalmente impulsado por la actividad creciente en muchos segmentos y la caída de las insolvencias. Un cuadro similar se observa en Estados Unidos, con un crecimiento visible en la industria de la construcción y las insolvencias que ahora se sitúan en su nivel más bajo desde 2007, tanto a nivel residencial y comercial. Esa mejora en el número de insolvencias y en el comportamiento en pagos se debe principalmente al repunte de la actividad de la construcción a lo largo de 2013, que se espera que continúe en 2014, revelan.

Su situación contrasta con Francia o Bélgica, donde las insolvencias están en camino ascendente. En Francia, el nivel de insolvencias en el sector de la construcción representar el 30% del total. 2013 fue un mal año para el sector, con una caída de la actividad del 3,5% y el nivel de impagos y reclamaciones aumentó frente a 2012. En 2014 la producción de la construcción se espera que disminuya de nuevo, alrededor de un 1,5%. La caída en los permisos de construcción en 2013 debe conducir a una disminución de actividad, al menos en el primer trimestre de 2014, y hace que sea difícil hacer una previsión de mejora en el comportamiento del sector.

En Bélgica, el sector atraviesa dificultades desde 2012. A pesar de la mejora de las expectativas de crecimiento para 2014, CRÉDITO Y CAUCIÓN no prevé una mejora del comportamiento sectorial, al menos durante los próximos seis meses. En los Países Bajos el sector afronta la baja demanda de los consumidores y un exceso de capacidad de edificios no residenciales. Aunque las insolvencias se han estabilizado, 2014 será aún un año de transición, sin que podamos esperar incrementos de actividad antes de 2015.

Sobre por qué se da esta diferencia, según el informe, Reino Unido y Estados Unidos están en una etapa diferente de su recuperación económica que los países de la Europa continental. Fueron los primeros en sentir el impacto total de la crisis crediticia, los primeros en tomar medidas correctivas, y ahora son los primeros en ver los resultados positivos reflejados en las perspectivas de su sector de la construcción.

LA INDUSTRIA MÁS SANEADA DE EUROPA ES LA DE ALEMANIA

Un caso diferente muestra Alemania. Como en Estados Unidos y Reino Unido, la industria de la construcción en Alemania mantiene un comportamiento más saludable. Lo viene haciendo desde hace varios años, ya que la economía alemana no experimentó la profundidad de problemas a los que se tuvieron que enfrentar otros países europeos durante la crisis de crédito. Esto no quiere decir que el sector no tenga problemas en algunos subsectores, motivados por sus altos costes y el exceso de capacidad, señala el estudio. Sin embargo, se espera que en 2014 aumente el volumen de negocio del sector. Si en 2013 creció en un 2,5 %, la Asociación de Constructores alemanes pronostica otro aumento del 3,5% en 2014.

Dos mercados emergentes también son analizados en este Market Monitor y en ambos casos se apunta el deterioro de comportamiento del sector construcción. En el caso de México, el país está mejorando las expectativas de obra pública pero la edificación residencial atraviesa importantes dificultades. En Turquía, la construcción ha sido históricamente uno de los sectores clave de la inversión pública y privada. Desde 2012, el estrechamiento progresivo de los márgenes y los stocks de viviendas sin vender están generando problemas importantes al sector. Los problemas de pago se han incrementado en 2013 y desde CRÉDITO Y CAUCIÓN se prevé que continúen creciendo en 2014.