El segmento de ayuda a domicilio generó el pasado año unos ingresos de 1.230 millones, con un aumento del 2,8% respecto al ejercicio anterior, representando el 86% del mercado total. El mercado de teleasistencia, más afectado que el anterior por el recorte de tarifas, se situó en 200 millones, un 1% más.

El informe de la filial de CESCE estima que el número de usuarios de este tipo de servicios, incluyendo servicios públicos y privados, alcanzó al cierre de 2016 en torno a 1.193.400, lo que supuso un 3,5% más respecto a 2015. Del total de usuarios, el 68,1%, es decir, unas 812.600 personas, recibieron servicios de teleasistencia, mientras que el 31,9% restante, unas 380.800 personas, fueron usuarios de servicios de ayuda a domicilio.

De acuerdo a las previsiones de Informa, la “positiva evolución” de los indicadores económicos y un “mayor dinamismo esperado” de la contratación pública “posibilitarán”, a corto y medio plazo, el mantenimiento de una tendencia de “suave crecimiento” del volumen de negocio, estimado en torno al 2,5% anual durante el bienio 2017-2018.

Los operadores de mayor dimensión tienden a “reforzar su posicionamiento” en el sector, aglutinando un creciente número de contratos en su cartera. En 2016, los cinco primeros concentraron de forma conjunta el 38% del volumen total de negocio.

COMPARTIR