Por su parte, Gustavo Cerdeña, presidente del Consejo Directivo del gremio y gerente general de LA POSITIVA, añadió que las pólizas para el sector corporativo representan la mitad de las ventas del sector, según informa ‘Gestión’ en un reportaje. Otro pilar del crecimiento es la orientación de las compañías aseguradoras hacia segmentos de menores ingresos con microseguros o seguros masivos de Vida y, paulatinamente, de No Vida.

Esa “diversificación dual”, como la define De Andrea, permitirá a Perú en cinco años alcanzar el promedio regional en lo que refiere a la penetración de las primas por Producto Bruto Interno (PBI), que es de un 3,5% y que hoy en el país asciende al 1,5%, uno de los más bajos de América Latina.

Sergio Muñoz Ibáñez, gerente general de INSUR, especializada en seguros de crédito y caución, mientras en Argentina, Chile y Brasil sus primas ascienden a 50 millones de dólares, 100 millones y 150 millones, respectivamente, en Perú alcanzan los 5 millones: “Es menos desarrollado y, por eso, con mucho potencial”, dice el ejecutivo y precisa que hasta el momento las empresas que más lo compran son las exportadoras y grandes comercios.

En lo que respecta a seguros de caución, de cuyo mercado Insur abarca el 18%, el chileno observa que existe una migración de los clientes de los bancos a las compañías de seguros. Miguel Cauvi Abadía, vicepresidente ejecutivo de seguros empresariales de RIMAC, que los incluyó en su cartera de productos este año, explica que “en el país eran básicamente los bancos los que ofrecían este servicio. Pero ¿qué haces cuando una fianza copa tu línea de crédito? Lo trabajas a través de un seguro de caución que cumple exactamente la misma función en una licitación o para asegurar la entrega de un proyecto”.

Para Cauvi, las compañías aseguradoras seguirán aprovechando esa oportunidad. “¿Los bancos lo van a fomentar? Habría que preguntarles”, sugiere. En tanto, Muñoz advierte que la expansión de las compañías hacia el interior del país incidirá en su dinamismo, permitiéndoles crear lazos de confianza con nuevos clientes. De acuerdo con su experiencia, el sector construcción y el de suministro para el Estado son los que más los compran.

LA FUERZA DE LAS PYMES

Las pequeñas y medianas empresas tendrán un papel esencial en la transformación del mercado asegurador. Es el segmento con más potencial, según las fuentes consultadas. “Hay infinidad de empresas que sin duda necesitan el soporte de un grupo de seguros”, sostiene Cerdeña. Según la Asociación Peruana de Pymes, en los últimos cinco años unas 60.000 microempresas pasaron de facturar 555.000 soles a 6.290.000 soles (204.355 a 2.316.030 dólares), lo que las convirtió en pequeñas empresas.

Se trata de un 2% del total de las microempresas peruanas. ¨El pequeño empresario tiene que saber que para crecer tiene que protegerse de eventualidades¨, opina Cauvi y subraya que en esas situaciones el seguro permite a sus dueños volverse operativos de forma rápida. “Cuando uno está emprendiendo no te sobra la plata. Un seguro te sirve para poder reponer ese bien que tienes y hacer el negocio que sabes hacer”, dice.
Esa filosofía está empezando a cautivar a las pymes, el segmento empresarial con menos penetración de seguros: “Esta reticencia que ha habido, de que hay seguros solo para empresas grandes y no para las chicas, está empezando a desaparecer”, afirma De Andrea y reconoce que el desafío actual para las aseguradoras es crear canales de comercialización.