Abrió el acto José Antonio Sánchez, director general de ICEA, quien afirmó que “el sector asegurador es un ejemplo en los tres sentidos que marca la Ley de Economía Sostenible”, es decir, desde el punto de vista económico, medioambiental y social. En el plano económico, destacó que “es uno de los sectores que mejor está gestionando la crisis”, pues no ha dejado de ser rentable en un contexto tan difícil. Además, remarcó su papel como canalizador del ahorro y generador de empleo estable, así como su “participación activa en el mercado de capitales”. Y en lo referido al marco medioambiental y social, resaltó la gran implicación de las entidades, ya que un alto porcentaje de ellas cuenta con políticas de RSC, códigos éticos, programas de voluntariado y proyectos solidarios. Asimismo, recordó el importante papel de las aseguradoras en la mitigación de los riesgos ligados al cambio climático, energías renovables o turismo ecológico.

Por su parte, Mercedes Sanz, directora general del Instituto de Ciencias del Seguro de Fundación Mapfre, remarcó que “el sector asegurador es solvente y rentable y conoce mejor que nadie los riesgos”, por lo que se configura como un actor fundamental a la hora de afrontar los riesgos que comporta el cambio climático.

DESARROLLO SOSTENIBLE Y REPUTACIÓN CORPORATIVA

María José Salcedo, directora del Área de Investigación de ICEA, desgranó el contenido del estudio, elaborado a partir de encuestas realizadas a empresas del sector (han participado 20 entidades y grupos aseguradores) y expertos en RSC y en el desarrollo de nuevos productos de diversas entidades, así como expertos en desarrollo sostenible. El estudio se centra en la valoración de la sostenibilidad desde el punto de vista de las entidades del sector, las medidas adoptadas para el desarrollo sostenible y la oferta de productos sostenibles y coberturas relacionadas con el desarrollo sostenible.

En cuanto a la valoración de la sostenibilidad, el informe muestra que la mayor parte de las entidades encuestadas (61,1%) están muy de acuerdo en que la sostenibilidad debe tenerse en cuenta en la estrategia de la empresa como política de generación de beneficios. Además, la mayoría (61,1%) opina que es necesario dar una imagen de empresa sostenible, mientras que la mitad de la muestra está muy de acuerdo con que la sostenibilidad debe ser considerada como una parte fundamental de la filosofía de negocio.

Asimismo, la mayor parte de las entidades participantes afirma que tiene una política de RSC (66,7%), dispone de un código ético o de conducta (77,8%), ha elaborado un informe de RSC (61,1%) y lleva a cabo políticas que revierten en la sociedad. Entre las medidas adoptadas dentro de la oficina en pos de la sostenibilidad, destaca el empleo de papel reciclado, el uso de correo electrónico e intranet, el incentivo de la utilización de transporte público, la puesta en marcha de programas de reciclaje o las medidas para el ahorro de agua y luz. Asimismo, más de la mitad de la muestra afirma que exige filosofía de desarrollo sostenible a sus proveedores.

ESCASOS PRODUCTOS SOSTENIBLES

Por lo que respecta a los productos sostenibles en catálogo, el estudio desvela que no son muchas las empresas que ofrecen este tipo de soluciones. El ramo de Autos es el que más servicios sostenibles incluye, ya que el 31,3% de las entidades consultadas cuenta con pólizas que contempla dichas características. Por su lado, un 18,8% dispone de productos sostenibles en Hogar y en de Vida. Las aseguradoras indicaron que los principales motivos para ofrecer este tipo de productos son el mayor valor añadido que aportan a la marca de empresa y la mejor reputación en la mente de los clientes (41,2%), además de servir para dar una imagen de empresa concienciada con el medio ambiente (35,3%) y para diversificar su oferta (29,4%). En cuanto a la cobertura de energías renovables, un 25% de las empresas preguntadas disponen de seguros tanto para la fase de montaje como de explotación.

Por otro lado, Salcedo destacó que los expertos consideran que “elaborar productos sostenibles no es tarea fácil, ya que ajustar la prima a los riesgos cubiertos no siempre es compatible con las políticas comerciales”. Así, aunque hay productos destinados a contribuir con el desarrollo sostenible que no son rentables desde un punto de vista técnico-financiero, las entidades los ofrecen porque son conscientes de la necesidad de adaptarse a las necesidades sociales y medioambientales.

PRINCIPIOS PARA LA SOSTENIBILIDAD

Finalmente, Julián Labrador, director de Medio Ambiente de la Subdirección General de Seguridad y Medio Ambiente de MAPFRE, expuso los principios para la sostenibilidad en seguros (PSI), surgidos en la Conferencia Río+20 de 2012 y fundamentados en la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, en sus siglas en inglés). Estos principios, suscritos por las mayores aseguradoras del mundo, contemplan aspectos sociales, medioambientales y de gobierno corporativo. Concretamente, se refieren a la integración de las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza en el proceso de toma de decisiones; la colaboración con los clientes y socios comerciales para concienciar sobre estas cuestiones, gestionar el riesgo y desarrollar soluciones; la colaboración con los gobiernos, reguladores y otros grupos de interés para promover la acción en dichos ámbitos; y el compromiso de rendir cuentas y mostrar transparencia mediante la divulgación de sus avances en la aplicación de los principios.