Se calcula que en 2013 se pueden registrar hasta 1.500 nuevos puestos de trabajo. Los dos principales empleadores son las compañías de seguros y los brókeres, éstos últimos con una oferta laboral cuyo perfil profesional se orienta mucho más al de un asesor especializado en riesgo y seguros que al de vendedor, informa ‘Con nuestro Perú’.

No es raro, comenta Vivas, ver incorporarse cada vez más a economistas, ingenieros industriales, administradores de empresas y abogados al sector. Su perfil académico hace de ellos buenos candidatos para la industria, pues se adaptan muy rápidamente a las exigencias del negocio y gracias a su familiarización con la gestión de riesgos que ya traen por su formación académica, contribuyen con eficiencia a las necesidades del cliente.

“La cada vez mayor internacionalización de los negocios y el nuevo rol de los brókeres de seguros, más orientado a la evaluación de riesgo para la posterior recomendación de seguros, hace que el perfil del profesional del hombre de seguros sea cada vez más elevado y el mercado ofrezca oportunidades a profesionales que, formados en otras disciplinas tienen grandes oportunidades de carrera en este sector”, explica.