A la ya conocida inversión de 30 millones de euros que realizará MUTUA MADRILEÑA, se le podría sumar también AXA, tal y como confirmó este viernes el presidente y consejero delegado a nivel mundial, Henri de Castries, en un encuentro con periodistas en el marco del II Congreso de la Asociación Europea de Agentes Generales de AXA.

De Castries no vaciló cuando se le preguntó si estarían dispuestos a entrar en el capital del ‘banco malo’. Su respuesta fue “sí”. “Somos una sociedad responsable. Los errores no han sido del sector asegurador, pero entiendo que es necesario ser solidarios si queremos ver un rebote en el desarrollo del país. Negociaremos con las autoridades españolas para ver de qué forma podemos contribuir”, expresó. También remarcó la consolidación del sistema financiero es de interés para toda la sociedad y para “volver a la normalización de los negocios”.

En la lista de entidades que participarán en Sareb estaría también MAPFRE, que ha confirmado que destinará 50 millones, mientras que la inversión de GRUPO CATALANA OCCIDENTE rondaría los 15 millones, y la de PELAYO estría en 3 millones de euros.

La participación más importante del sector asegurador provendrá del Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), que según fuentes del sector podría invertir 150 millones de euros, aunque otras fuentes rebajan ligeramente esa cuantía. Estas fuentes también han señalado que CASER y AVIVA están valorando posibles participaciones en el Sareb, aunque aún no han tomado ninguna decisión al respecto.

El ‘banco malo’ se constituyó el viernes como una sociedad anónima que, de momento, tiene al Estado como único accionista, aunque en los próximos días dará entrada a inversores privados (entre los que también está confirmado el Santander) y que empezará a asumir activos de la banca nacionalizada. Antes de que acabe el año, Bankia, CatalunyaBanc, Novagalicia y Banco de Valencia deberán transferir sus activos y para que esto sea posible, se ha creado una sociedad promotora del ‘banco malo’, con un capital social de 60.000 euros, que se ampliará para dar entrada a los socios privados y para empezar a comprar los activos problemáticos.