Martínez ha señalado que este nuevo fondo será parecido al fondo de garantía de depósitos que ya se usa para las entidades financieras privadas y autorizado por el BCP. Este fondo es limitado, obligatorio, oneroso y constituido con financiación pública y privada.

El regulador ha explicado que este fondo de garantía será posible gracias al aporte de las compañías aseguradoras. Un dinero que saldrá sobre el total del primaje (prima cobrada a clientes sobre la contratación del servicio) y que no debería superar el 1%. Según las estimaciones de la Superintendencia de Seguros esta acumulación de fondos se realizaría durante cinco años y se podrían acumular alrededor de 310 millones de dólares en primaje, lo que significa que para el fondo se destinarían 3,1 millones anuales, recoge el paraguayo ABC.

Finalmente, el funcionario ha asegurado que la propuesta fue “ampliamente debatida” con las compañías aseguradoras que operan en el mercado local y éstas consideran que la propuesta es adecuada “a fin de que en caso de siniestros se pueda reforzar la certeza sobre indemnización de capitales”.