También reveló que entre estos elementos a debatir se encuentran las metodologías del cálculo de Solvencia II que, a partir de la entrada en vigor de la ley, las compañías de seguros deberán comenzar a asumir. Arias agregó que la Ley de seguros y fianzas remite diversos elementos a una circular única (regulación secundaria), en la cual se definirán algunos temas técnicos, como los modelos actuariales para el cálculo de capital y reservas.

“Los puntos donde nosotros queremos hacer énfasis en esta fase de negociación son los modelos de requerimiento de capital de solvencia, esto es importante porque tenemos que buscar un esquema que garantice al público cuál es el capital necesario que deben de poner las aseguradoras para cada riesgo”, puntualizó el director general de la AMIS en información de ‘El Economista’.

Otro de los elementos que las aseguradoras incluirán en el debate de la consolidación de la circular única es que las autoridades permitan a las empresas seleccionar los riesgos que asumen, diferenciarlos por hábitos de salud, sexo y en función de las características laborales y de los hobbies de las personas, sin que esto se considere discriminación. Recaredo Arias reveló que se buscará que en la parte del periodo de retorno de eventos catastróficos se realicen modificaciones, debido a que en la actualidad éstos son conservadores, “nosotros tenemos cálculos donde las reservas para terremoto son un 105% más grandes de la que deberían ser y en la de riesgos hidrometeológicos son un 125% superiores a las requeridas”.

El representante de las aseguradoras añadió que la regulación secundaria también debe incluir facilidades para el registro de nuevos productos, es decir, que sean procesos ágiles y sencillos, que no compliquen a las empresas. Arias Jiménez reconoció que los elementos que las empresas de seguros pedirán que se incluyan en la circular única son temas que se discutirán con estudios internacionales y actuariales, y que provocarán un análisis intenso y profundo, refirió.