Así lo informó Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), tras anunciar los premios del Concurso Nacional contra el Fraude en el Sector Asegurador que, por segundo año consecutivo, organiza la institución con el fin de “proteger a nuestros asegurados, evitando prácticas fraudulentas a través de las cuales se pagan siniestros improcedentes, ya que ello perjudica a la mutualidad, es decir, a los recursos que aportan todos los asegurados”.

Según puso de manifiesto, “en otros países donde esta iniciativa ya se lanzó, el sector ha evitado desembolsos en intentos de fraude por valor de hasta un 5,0% del monto de los siniestros”. “Este es un tema que tiene como prioridad prevenir estas prácticas que en otros países ha permitido que este tipo de actos ilícitos, como fraude y sus derivados -como robos ficticios o desaparición de vehículos, muertes provocadas, incendios inducidos, pérdida de mercancía o inclusive mutilaciones de órganos-, se minimicen de una manera importante”, añadió.

En la presente edición de estos reconocimientos, cuyas categorías participantes fueron para los seguros de accidentes y enfermedades, vida, seguros generales de daños y automóviles, se ha buscado incentivar la participación de los funcionarios y empleados de las aseguradoras cercanos a estos procesos para propiciar mejores prácticas de combate al fraude, así como la contribución para eliminar aquellas acciones que pretendan beneficios ilícitos.

En este concurso participaron en total 28 casos, en los cuales se analizó, entre otros aspectos: la modalidad del fraude, la innovación en la detección del mismo, las pruebas obtenidas, la profundidad de la información y los beneficios alcanzados, así como la cantidad de compañías de seguros afectadas.