Esta ha sido la razón por la que la DGT ha desarrollado hasta ayer una campaña dedicada exclusivamente a la vigilancia de las condiciones de los vehículos que circulan por las carreteras.

Según el último estudio realizado por Tráfico, el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo. En comparación con los turismos de hasta 4 años, el riesgo de fallecimiento es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años y 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años

Teniendo en cuenta esta relación entre riesgo y antigüedad del vehículo, el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad se convierten en una “actividad imprescindible para combatir la siniestralidad”, valora la DGT.