Así lo explica Francisco Astelarra, presidente de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), en esta entrevista exclusiva en la que analiza los últimos cambios realizados por el nuevo Gobierno de Mauricio Macri. En este sentido, reconoce que “el reciente cambio de Gobierno ya ha producido un impacto positivo, modificando el Inciso k de inversiones y liberando el acceso al mercado de cambios e inversiones”, a la vez que, resalta, “hay una muy buena predisposición para apoyar al sector asegurador con medidas concretas, entre las cuales se destaca mejorar los incentivos a la venta de seguros de Vida a través de aumentar los montos del diferimiento impositivo”. Pero todavía queda pendiente “modificar el ineficiente sistema de reaseguros liberándolo y así volver a operar como lo hacíamos antes de la reforma impuesta por el Gobierno anterior”.

En sus declaraciones, Astelarra repasa asimismo cómo se están desarrollando algunas líneas de negocio, la importancia del seguro catastrófico para la sociedad, el “imparable cambio” de las nuevas tecnologías, la necesidad de crear e impulsar incentivos fiscales o las principales conclusiones de la encuesta ‘La voz del asegurado’.

‘Actualidad Aseguradora América Latina (en adelante ‘AAAL’).- ¿Cómo se está desarrollando la actividad aseguradora en el mercado durante el ejercicio 2015/2016 y qué previsiones manejan para su cierre?

Francisco Astelarra.- La actividad aseguradora ha crecido en los primeros nueve meses del ejercicio, esto es a marzo de 2016, un 32,5 %, respecto del mismo período del ejercicio anterior. Cabe acotar que este crecimiento se verifica en la venta de seguros patrimoniales (excluidos riesgos del trabajo), con un crecimiento del 37,1% de las primas, y en la venta de seguros de riesgos del trabajo, con un crecimiento del 39,4%. La venta de  seguros de Vida cayó un 18,6%.

Es importante destacar que el sector asegurador registró una pérdida técnica y una fuerte ganancia financiera que determinó que el resultado final sea una utilidad del 15% sobre la prima en los primeros meses del ejercicio.

La perspectiva es que en el cuarto trimestre continúe el crecimiento con una tasa superior al 30%. Habrá que esperar a saber cuál fue la inflación del periodo para determinar si hubo un crecimiento positivo en términos reales.

AAAL.- ¿Qué líneas y negocios han tenido un mejor comportamiento? ¿Cuáles, por el contrario, necesitan un impulso?

Francisco Astelarra.- Las líneas de negocios que han tenido un mejor comportamiento, en términos de crecimiento de las primas, son: Transporte de Mercadería (50%); Transporte Público de Pasajeros (48%); Seguro Técnico (48%); Responsabilidad Civil (44%); y combinado familiar e integrales (40%). Sin duda, los Seguros de Vida y Retiro son los que necesitan un fuerte impulso a través de una mejora en el diferimiento impositivo. Por otra parte, en la medida que se reactive el comercio y la obra pública, es deseable esperar un crecimiento mayor en los seguros de Transporte y Caución.

‘AAAL’.- ¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta la industria aseguradora argentina?

Francisco Astelarra.- A mi entender son:

1.- Lograr un resultado técnico positivo, es decir lograr un índice combinado menor a 100.

2.- Una mayor penetración, medida en su participación en el PBI y primas per cápita, a partir de una mayor difusión de los riesgos que enfrentan personas y empresas y que estos riesgos pueden ser transferidos a las aseguradoras contratando una diversidad de seguros.

3.- La innovación a partir de los cambios tecnológicos significativos que están ocurriendo y que debieran utilizarse en todas las áreas de la aseguradora: modos de organización, sistemas, comunicación, canales de venta, tecnología digital, etc.

4.- La autorregulación: no cabe duda que estamos en un entorno cada vez más regulado y que nuestro sector debe adelantarse con su propia regulación en materia de gobierno corporativo, defensa del asegurado, difusión y prácticas comerciales.

5.- Comenzar el proceso hacia solvencia basada en riesgos.

‘AAAL’.- ¿Cómo han afectado los cambios normativos más restrictivos que se han impulsado?

Francisco Astelarra.- La regulación ha impactado en los costos de administración de las aseguradoras. Es importante que se comience a debatir la función de beneficio / costo de cada  norma y cómo impacta en la aseguradora, el asegurado y el organismo de control.

El reciente cambio de Gobierno ya ha producido un impacto positivo”

‘AAAL’.- ¿Y en cuanto a la modificación del Inciso K impulsado desde la Superintendencia de Seguros, así como el Plan Estratégico Nacional de Seguros 2012-2020, ¿qué falta por incluir? ¿Se deben incluir más inversiones computables para el Inciso K? ¿Cuáles?

Francisco Astelarra.- Con el cambio de Gobierno, el Superintendente de Seguros  estableció que las aseguradoras pueden disponer de las inversiones del inciso K producto de su amortización total o parcial o por su venta de acuerdo a un cronograma que reduce su tenencia hasta llevarla a cero al cierre de los estados contables al 31/12/2017. De esta forma se corrigió una muy mala decisión del Gobierno anterior en materia de inversiones, mediante la cual se obligaba a las aseguradoras a invertir en determinados activos de baja liquidez, rendimiento y solvencia de los emisores. Es importante remarcar que la actividad aseguradora argentina ha apoyado siempre al sector real de la Economía  a través de sus inversiones en títulos públicos, acciones de empresas privadas, depósitos en bancos y otros papeles comerciales. El inciso K obligó a invertir en papeles que no se hubiesen comprado en un ámbito de libertad de inversiones afectando a las aseguradoras y en definitiva a los asegurados.

‘AAAL’.- ¿Cómo cree que afectará el reciente cambio de Gobierno al sector asegurador?

Francisco Astelarra.- El reciente cambio de Gobierno ya ha producido un impacto positivo modificando el Inciso k de inversiones, liberando el acceso al mercado de cambios e inversiones.

Hay una muy buena predisposición para apoyar al sector asegurador con medidas concretas, entre las cuales se destaca mejorar los incentivos a la venta de seguros de Vida a través de aumentar los montos del diferimiento impositivo.

Queda pendiente modificar el ineficiente sistema de reaseguros liberándolo, y así volver a operar como lo hacíamos previamente a la mala reforma impuesta por el Gobierno anterior.

Productores, principal canal de venta en Argentina

‘AAAL’.- ¿Considera que Argentina ocupa el primer puesto a nivel regional en cuanto a atomización del mercado?

Francisco Astelarra.- Sí. Sin ninguna duda el mercado asegurador argentino es el menos concentrado o más atomizado de América Latina. De acuerdo a datos de la Consultora Latinoinsurance el índice Herfindahl de Argentina es el menor, con un valor del 4,1% frente los más concentrados, que son Costa Rica (88,7%) y Uruguay (43,9%).

‘AAAL’.- ¿Qué papel juegan en la actualidad los productores de seguros? ¿De qué forma cree que cambiará con la incorporación de nuevos canales de distribución aseguradora?

Francisco Astelarra.- Los productores de seguros constituyen el principal canal de venta en Argentina, con una participación que supera el 60%. Sin duda la innovación tecnológica llegará a nuestro sector por lo cual es dable esperar una mayor participación de otros canales en el futuro, como puede ser internet, venta telefónica y directa de las aseguradoras. Deberíamos prestar atención también al canal de bancos.

‘AAAL’.- ¿En qué medida es necesario crear incentivos fiscales y medidas legales para el desarrollo del seguro en el país?

Francisco Astelarra.- No caben dudas de la importancia de mejorar y crear incentivos fiscales y medidas legales para el desarrollo del Seguro en el país. Es relevante mencionar que se requiere también una disminución de la presión fiscal en el Seguro.  En Argentina los impuestos han subido en los últimos años. Las provincias y municipios suben permanentemente las alícuotas que gravan a la actividad aseguradora. A nivel nacional se han generado nuevas tasas contributivas para financiar a los bomberos, la seguridad vial, etc.

Hoy el impacto de los impuestos supera el 30% de las primas, restando demanda por nuestras coberturas.

‘AAAL’.- Las catástrofes naturales sufridas en los últimos años han dado la voz de alarma sobre la falta de aseguramiento entre la población, ¿Cómo potenciaría la cultura aseguradora para que exista mayor concienciación? ¿Qué medidas deben adoptarse no solo en cuanto a seguros frente de desastres naturales sino también para potenciar la venta de seguros de Vida y Pensiones?

Francisco Astelarra.- El sector asegurador debe difundir mucho más su actividad y los beneficios de estar bien asegurado a fin de lograr una mayor cobertura en la población. Los países con riesgos catastróficos y desastres naturales como inundaciones y sequías deberíamos difundir el número y montos de siniestros pagados y hacer pública comparaciones de países que han sufrido terremotos y cuál fue su situación posterior, de acuerdo al grado de aseguramiento que incluye indemnizaciones y aumento de la actividad económica (PBI) por efecto de la reconstrucción. Recuerdo que vi una vez una presentación en ppt que mostraba la diferencia post terremoto entre Australia y Jamaica. La diferencia era abismal y sumamente gráfica.

Respecto de la venta de seguros de Vida y Pensiones, se debería difundir más su  importancia como ahorro complementario para la jubilación. Creo que las asociaciones de cada país, junto a FIDES, podemos desempeñar un rol muy importante en la difusión.

‘AAAL’.- ¿Qué papel vislumbra tendrá internet y las nuevas tecnologías en el Seguro argentino? ¿Y las redes sociales?

Francisco Astelarra.- Internet y las nuevas tecnologías jugarán un rol cada vez más importante en el futuro en el Seguro argentino. Este es un proceso que se está dando y se dará con mayor intensidad en todo el mundo. Baste mencionar que Google tiene más de 3 millones de clicks por minuto; “facebook” más de 2,7 millones de “likes” por minuto; los millenials no se conectan, viven conectados. La empresa de alquiler de apartamentos más grande del mundo: AirBNB no tiene un solo departamento; la tienda de ventas más grande del mundo, Alibabá, no tiene un solo alfiler en stock, Instagram ya llegó a tener más de 500 millones de clientes en menos de dos años, el Samsung S5 es 2.300 veces más potente que la computadora que se usó para poner a la Apollo 11 en la luna, etc.

Sin duda se están produciendo cambios muy significativos. La película acaba de comenzar. No sabemos ni podemos vislumbrar el final. Está todo abierto. Creo que la realidad superará cualquier expectativa por más ciencia ficción que la misma parezca. El cambio tecnológico es imparable e impactará fuertemente en toda nuestra actividad.

Las mujeres, cada vez más activas en la compra de Seguros

‘AAAL’.- El número de mayo de la revista de la Asociación se centra en ‘la voz del asegurado’, ¿qué conclusiones muestra esta encuesta realizada a los asegurados? ¿Qué preocupa en la actualidad a los asegurados y de qué forma se les escucha por parte de las aseguradoras?

Francisco Astelarra.- La encuesta realizada por D’Alessio IROL que se publicó en el número de mayo de la Revista Novedades de la AACS, plantea, a través de la caída de ciertos mitos, la realidad de los consumidores de seguros.

La encuesta muestra que el interés por las coberturas de seguros está relacionado con la mayor edad de los consultados y las mujeres tienen en la actualidad una actitud activa en la consulta y decisión de contratación de seguros, estando prácticamente a la par de los hombres. El 48% de las personas que busca algún tipo de cobertura son mujeres.

Con relación a la preocupación de los asegurados, el temor que actualmente genera la inseguridad impacta en la necesidad de sentirse protegidos. Los seguros ofrecen tranquilidad porque permiten recuperar aquello que “se pierde”. En línea con los temores expresados, entre las coberturas deseadas se destacan: Seguro del Hogar (35%), Bolso protegido (34%) y Vida (28%).

Si bien el productor se mantiene como el principal canal de ventas y nexo de confianza con una aseguradora, se registra una clara tendencia en la participación de otros canales,  tales  como  bancos, venta directa y retailers.

La AACS creó, en  agosto de 2007, el Defensor del Asegurado, nombrando a Jorge Maiorano, primer Defensor del Pueblo y exministro de Justicia para ocupar el cargo. El Defensor ha actuado permanentemente escuchando a los asegurados y resolviendo conflictos entre éstos y las aseguradoras.

Por tercer año consecutivo la AACS realizó, a través de Sel Consultores, una encuesta para relevar el grado de satisfacción en los servicios que brindan las aseguradoras a sus clientes. Es importante destacar que los muy buenos niveles de satisfacción se han mantenido a lo largo de estos tres años. Según datos de SEL Consultores, se obtuvieron 25.574 entrevistas efectivas: 21.128 a asegurados que tuvieron siniestros de auto y 4.446 a asegurados que tuvieron siniestros de integrales. En todos los casos los asegurados tramitaron y cobraron el siniestro. Sus principales resultados son:

  • Dos de cada tres clientes se ubican dentro de un segmento de alta satisfacción, evaluando al servicio brindado por su compañía de seguros como excelente (19%) o muy bueno (45%).
  • Los niveles de satisfacción se sostienen en un promedio óptimo, ubicándose en 7,7 puntos sobre 10
  • En la evaluación general del servicio se destaca: cumplimiento de la cobertura asentada en la póliza, 8,3 puntos; la rapidez de respuesta en la tramitación de la póliza, 8,2 puntos; la contención recibida al momento de efectuar la denuncia 7,9 punto;  el cumplimiento de la fecha de pago de la indemnización o reposición 7,9 puntos.  

‘AAAL’.- ¿Qué objetivos y retos tiene contemplados para este año como presidente de la AACS?  

Francisco Astelarra.- Los principales desafíos que tenemos son: continuar con un diálogo abierto y productivo con las nuevas autoridades, contribuir a mejorar el actual sistema de reaseguros impuesto por el Gobierno anterior, mejorar la normativa de inversiones logrando una mayor libertad para invertir en el exterior, avanzar en la propuesta de autorregulación y difundir la actividad aseguradora.