En términos de dinámica de mercado, el informe detalla que el capital de reaseguro siguió subiendo, creciendo un 5,3% hasta 595.000 millones de dólares (562.047 millones de euros) en los últimos nueve meses analizados, con fecha al 30 de septiembre de 2016. El capital tradicional de reaseguro aumentó un 4,7% durante este período. Este es el crecimiento más pequeño que se ha reportado en los últimos cinco años, matiza Aon Benfield Analytics.

"Este resultado sugiere, además, que la capacidad tradicional utiliza todas las herramientas a su disposición para evitar el crecimiento de la cuota de mercado del capital alternativo", revela el informe, que además pone sobre la mesa los factores que afectan la oferta del mercado reasegurador, incluyendo el impacto de las ganancias no realizadas en el capital tradicional, la evolución de las nuevas capacidades y la actividad de fusiones y adquisiciones.

 

 

Pérdidas por catástrofes ligeramente por encima del promedio

Las pérdidas por catástrofes aseguradas alcanzaron el año pasado los 53.000 millones (50.064 millones de euros), ligeramente por encima del promedio de los últimos 10 años, por primera vez desde 2012, y se sitúa en el sexto dentro de la actividad asegurada de pérdidas por catástrofe en los últimos 25 años, según subraya la división del bróker. A pesar de ello, las pérdidas no aseguradas continúan destacando la brecha de protección en la cobertura de los mercados emergentes.

Por último, el informe recoge un breve resumen de los criterios de calificación de las agencias, los atributos de las empresas más afectadas y el calendario previsto para el período de comentarios y la implementación final. Adicionalmente, el reporte cubre las actualizaciones de requisitos regulatorios de 2017 en C-ROSS, Solvencia II y la Evaluación de Solvencia de Riesgo de los Estados Unidos (ORSA por sus siglas en inglés).

COMPARTIR