Según este informe, que constata un beneficio neto para el conjunto de entidades de 7.000 millones (5.230 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, la base de capital de las compañías se ha beneficiado de nuevas emisiones por valor de 1.800 millones (1.350 millones de euros) y 1.300 millones (970 millones de euros) en plusvalías de inversiones no realizadas, contrarrestado por el pago de 8.400 millones (6.280 millones de euros) en dividendos y la recompra de acciones por importe de 3.200 millones (2.390 millones de euros).

Por otro lado, el estudio del bróker cuantifica en 108.400 millones (81.000 millones de euros) el total deprimas brutas suscritas en reaseguro No Vida, con un incremento interanual del 12,2%. Por el contrario, el ratio combinado medio se ha deteriorado desde el 96,2% hasta el 110,5% a 30 de septiembre, debido al coste de 20.700 millones (15.470 millones de euros) en siniestros por catástrofes, que representa un cuarto de la facturación.

Todo esto se traduce en unas pérdidas de suscripción para el sector de 8.700 millones (6.500 millones de euros), que ha podido ser compensado con unos resultados por inversiones de 24.400 millones (18.230 millones de euros). En todo caso, el bróker matiza que este resultado por inversiones es un 24% inferior al de hace un año.

El informe remarca, finalmente, que “pese a las elevadas pérdidas por catástrofes naturales en los últimos dos años, la calificación de solidez financiera de los grupos analizados siguen sin cambios en general, reflejando así sus robustas posiciones de capital”.