Los socialistas apelan a la Ley General de la Seguridad Social, según la cual la incapacidad temporal requiere la alteración de la salud derivada de enfermedad o accidente. Una aplicación restrictiva podría concluir que el donante no es un enfermo ni víctima de un accidente, por lo que no podría disfrutar de la baja laboral ni de la prestación correspondiente y podría verse obligado a realizar la donación en periodo vacacional.

La legislación actual, prosigue el PSOE, tampoco protege al donante del "frecuente" aumento de las primas a la hora de contratar o renovar seguros de Vida o Asistencia Sanitaria así como préstamos bancarios. Todo ello, concluyen, tiene una “clara repercusión negativa” en los donantes y sus familias y resta el estímulo necesario a la donación de órganos entre personas vivas.

Por todo ello, el PSOE quiere que el Congreso de los Diputados inste al Gobierno a promover las modificaciones legales necesarias para convertir la extracción de un órgano para donación entre vivos en causa específica de incapacidad temporal para el trabajo y que no conlleve penalizaciones en la contratación o renovación de seguros o préstamos.

COMPARTIR