Estos tres factores pueden traer graves consecuencias para los mercados y para las relaciones internacionales e incluso para los sistemas democráticos. Si bien la amenaza del creciente proteccionismo es una característica cotidiana en las noticias, una crisis energética resultante del empeoramiento de la situación en Oriente Medio o la propagación de la escasez de agua también podría perturbar el mundo, afirman en el informe. “En caso de que cualquiera de estas situaciones se originen, el impacto sería la ruptura de nuestro actual mundo como lo conocemos actualmente”, se advierte.

Los riesgos geopolíticos están interrelacionados, por lo que necesitan ser examinados holísticamente en el contexto de otros riesgos. Comprender las conexiones entre los diferentes tipos de amenazas es un paso vital en su gestión. Se podría decir que las fichas de dominó están suspendidas en el tablero y que si cae una caen todas.

“Existen numerosas interconexiones exploradas, por ejemplo, la escasez de agua y alimentos es quizás la más interrelacionada, pero la escalada de las tensiones entre China y Estados Unidos aumentaría mucho el riesgo de proteccionismo y la escasez de energía y agua se agravaría al aumentar las barreras comerciales. También hay interconexiones entre el agua y la energía en que los sistemas de agua a menudo requieren de fuentes de energía para poder funcionar”.

En concreto, sobre el aumento del proteccionismo, agravado por la elección de Trump y la elección del Reino Unido de salir de la Unión Europea, podría suponer 18.000 millones de dólares del PIB mundial para el año 2035, con impactos más fuertes en los países en desarrollo. El estudio utiliza un escenario ‘singular’ para obtener una determinada posible desviación de lo que la mayoría asumirá será la tendencia futura. La escala de tiempo es para el año 2035, lo que permite una visión del impacto a largo plazo de estas incertidumbres.

Gran impacto, pero pequeña probabilidad

Nadie puede ignorar los escenarios que se dibujan de “gran impacto pero de pequeña probabilidad”, afirman los expertos, ya que con demasiada frecuencia esos ‘cisnes negros’ han reformado indeleblemente el paisaje geopolítico. “Es importante que las empresas, así como los gobiernos, entiendan los desencadenantes, las tendencias y los escenarios a los que mirar y prepararse para las posibles consecuencias de cualquiera de esos riesgos”, se indica.

Para cada escenario, los autores de este estudio mide los posibles resultados en términos de las consecuencias para el producto interno bruto (PIB) global, la pobreza extrema, el crecimiento de la clase media y la estabilidad del país, a nivel global y, en casos específicos, a nivel regional y nacional. La comparación de los escenarios geopolíticos y sus impactos proporciona una mejor percepción de la escala de los diferentes riesgos.

COMPARTIR