AMERICAN INTERNATIONAL GROUP (AIG) informó ayer de la decisión de su presidente y consejero delegado, Edward Liddy, de abandonar su puesto en el grupo una vez que el Consejo concluya la búsqueda de la persona que le reemplace en sus funciones.

Liddy fue la persona elegida por el Gobierno estadounidense para tomar las riendas de AIG en septiembre de 2008, dentro del plan de ayuda estatal al grupo. Había sido con anterioridad consejero delegado de la aseguradora estadounidense ALLSTATE. Junto al anuncio de su salida de AIG, Liddy ha recomendado a los gestores del grupo que separen los cargos de presidente y consejero delegado, algo que el Consejo se ha comprometido a hacer.

“Queda todavía mucho trabajo por hacer, pero ya se han logrado muchas cosas. Con la ayuda financiera del Banco de la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro, hemos hecho progresos sustanciales para estabilizar AIG, reduciendo los riesgos que llevaron a que el Gobierno rescatase la compañía, protegiendo a los asegurados y a los negocios y desarrollando un plan para devolver el dinero a los contribuyentes”, expresa Liddy.

Recuerda que la velocidad del proceso para completar con éxito el plan de devolución del dinero prestado a AIG “dependerá de las condiciones económicas globales y de los mercados financieros”. “Es probable que esto lleve varios años”, añade Liddy, por lo que anima a que AIG tenga un equipo de liderazgo “con ese mismo horizonte temporal".

Por su parte, Stephen Bollenbach, director de AIG, ha alabado la función de Liddy y ha recordado que "a mediados de septiembre de 2008, Liddy respondió a la llamada de su país y a las necesidades de AIG en medio de uno de los períodos más oscuros de la crisis financiera. Dejó su jubilación y ha liderado AIG con efectividad y coraje, y sin compensación económica alguna”.