La inauguración oficial estuvo presidida por Luisa Fernanda Rudi, presidenta de Aragón, y contó con la presencia del presidente de MUNICH RE, Nikolaus von Bomhard, que estuvo acompañado por el presidente de la compañía, Javier Vega de Seoane; el consejero delegado, Josep Santacreu, y el equipo directivo de la entidad.  

En su intervención, Von Bomhard señaló que la nueva torre DKV “es la escenificación de la apuesta de nuestro grupo por España y por esta filial que lleva 15 años ofreciendo productos y servicios de gran calidad a los clientes y contribuyendo con beneficios estables a nuestros resultados. Es, sin duda, una de las mejores empresas de MUNICH HEALTH y un brillante ejemplo a seguir para nuestra organización a nivel mundial”.

En un plano más económico, el presidente de MUNICH RE reconoció que su grupo viene observado con mucha atención la evolución de la economía española; “lo hemos hecho no sólo a través de DKV SEGUROS y de otras filiales y negocios que tenemos en España, sino a través de tantos clientes y amigos que tenemos en el mundo de los negocios en general y en el sector asegurador en particular. Un mundo empresarial que, por cierto, ha sabido comportarse admirablemente durante esta dificilísima crisis”.

Sobre esta base expresó su confianza en nuestro país, que, según afirmó, “tiene todos los ingredientes para retomar el camino del progreso y la eficiencia y jugar un importantísimo papel en el contexto europeo y global. Eso sí, a pesar de que vamos viendo signos de recuperación, no cabe duda que a este país le queda aún un largo camino por recorrer pues tiene problemas de gran profundidad, particularmente los que se derivan del excesivo endeudamiento, tanto público como privado, y el enorme problema del desempleo. Por ello, debemos animar a los gobernantes españoles a que continúen llevando a cabo las reformas estructurales necesarias para flexibilizar la economía y mejorar su capacidad de adaptación a este entorno, que va a seguir transformándose. También es necesario facilitar una dinámica que conduzca al país a mayores niveles de eficiencia y competitividad. Como saben, en Alemania tuvimos que acometer grandes reformas hace ya 10 años, que en su momento fueron dolorosas, pero que han demostrado ser eficaces. Por eso, invito a las autoridades españolas a perseverar y profundizar en el camino de las reformas emprendido”.

Por su parte, Vega de Seoane, repasó la evolución de la compañía en España desde la compra de PREVIASA por DKV, en 1998, que calificó de “historia de éxito”, y Santacreu señaló que el nuevo edificio “simboliza la consolidación de la compañía en Zaragoza, en Aragón y por ende en España. Pero además,  habla por sí sólo de nosotros, de nuestros valores y de nuestros compromisos”. 

UN EJEMPLO DE SOSTENIBILIDAD

El nuevo edificio de DKV SEGUROS nace de un proyecto diseñado por la división de Arquitectura de Aguirre Newman y es ejemplar en sostenibilidad, ya que se han aplicado medidas de eficiencia energética, gestión del agua, uso de materiales sostenibles, movilidad sostenible, neutralidad de carbono y sistema de gestión medioambiental y gestión ética del proyecto. Tiene instalados diferentes sistemas que permiten ahorrar el equivalente al agua que consumen anualmente 100 zaragozanos y está equipado con un sistema de purificación por rayos ultravioletas regulado por sensores de CO2 que eliminan los contaminantes, tóxicos, humos y partículas suspendidas en el aire. Además, una moqueta especial evita la recirculación del polvo y diferentes variedades de plantas aumentan la humedad del aire y filtran las toxinas. El 60% de la energía que utiliza procede de energías renovables. Utiliza tecnología LED de alta eficiencia para la iluminación y cuenta con detectores de presencia, detectores crepusculares y programadores que  permiten aprovechar mejor la luz natural y disminuir el consumo de luz artificial. El sistema de calefacción y el agua caliente central del edificio funcionan mediante una caldera de biomasa que utiliza un combustible natural que proviene de energías renovables.

La nueva sede de la compañía utiliza madera certificada con el sello FSC en el mobiliario del edificio, que garantiza que los bosques de los que procede esta madera satisfacen las necesidades sociales, económicas y ecológicas de las generaciones presentes y futuras. Cuenta con una planta baja diáfana, con vegetación y agua, conectada con el sótano, que se convierte en un espacio abierto para la celebración de eventos, exposiciones y jornadas. En la octava planta están situadas las dependencias de la Dirección de la compañía, y en la novena hay una biblioteca y una cafetería para los empleados. También se ha dispuesto un aparcamiento de bicicletas, para fomentar el uso de este medio de transporte, y en el sótano se ha habilitado un espacio para el gimnasio con la posibilidad de recibir tratamientos de fisioterapia para los empleados. La Fundación DKV Integralia dispondrá de una parte de las instalaciones, en colaboración con la Fundación Picarral de Zaragoza.

La compañía ha querido también hacer una sede “con arte”; así, cada planta tiene una zona destinada a presentar su fondo de arte, permitiendo que las zonas de uso común se conviertan en galerías con rotación continuada. En la planta sótano se encuentra un espacio expositivo específico en el que podrán presentarse lecturas temáticas de las obras de la Colección DKV y otros proyectos de arte, cultura y solidaridad vinculados al programa ARTERIA DKV. En la planta calle de la Torre se ha instalado “Jardín flotante”, de la gallega Pamen Pereira, y la obra “Crossroad”, de Daniel Canogar, en cuya producción han participado los trabajadores. A través de las ventanas que miran hacia el patio interior del edificio puede contemplarse el mural de 27 metros de alto producido por el colectivo Boa Mistura. La planta dedicada a salas de formación y Presidencia albergará, entre otras, la obra del aragonés Gervasio Sánchez y su proyecto fotográfico “Vidas Minadas”.