En cuanto a su precio, el coste de los vehículos explica que “la cotización del seguro sea tan alta, compensando las ventajas ‘de menor riesgo’ que implica la conducción de un vehículo eléctrico”. Estos  factores de menor riesgo, por el momento, “no parecen considerarse en el diseño de las nuevas coberturas”.

“Lo esperable –anticipa Eroski Consumer- es que a medida que la circulación de coches eléctricos se incremente, las compañías busquen hacer la diferencia por esta vía para lograr competir en el mercado.  Esto impondrá una variable diferencial importante en el cálculo de las primas, derivada sobre todo del factor de menor riesgo que comporta una velocidad media menor. Esta característica tendría un impacto más notorio en las pólizas de seguro destinadas a los jóvenes, donde los precios de las primas son abusivos en muchos casos”.