Según publica 'El Mundo', la modificación propone como “excepción” que durante los próximos dos años la persona afectada por un desahucio pueda acceder al dinero depositado en un plan de pensiones para evitar la enajenación de su vivienda. La opción se limita a casos extremos en los que el participe del fondo de pensiones “no disponga de otros bienes, derechos o rentas en cuantía suficiente para satisfacer la totalidad de la deuda objeto de la ejecución”.

La enmienda también contempla otros productos financieros similares como los PPA, planes de previsión social empresarial y mutualidades de previsión social. 

COMPARTIR