Ese apoyo estatal se otorgará por un máximo de seis meses, señaló el senador Mauricio Lizcano, autor de un proyecto similar que figura entre los presentados al Gobierno, quien, al igual que el ministro Rafael Pardo, agregó que su financiación se originará en el redireccionamiento de recursos del Fondo de Fomento al Empleo y la Protección al Desempleado (Fonede) que administran las cajas de compensación, que anualmente suman aproximadamente 210.000 millones de pesos (115 millones de dólares).

El proyecto, que ahora pasará a la comisión Séptima de la Cámara para un tercer debate, mantuvo el fortalecimiento del servicio público de empleo, el reentrenamiento para aquellos trabajadores que no se puedan enganchar laboralmente y la creación de un mecanismo voluntario de ahorro de un porcentaje de las cesantías.