El plan de pensiones de Empleo de los funcionarios del Estado perdió, el pasado año, 26 millones de euros, con un rendimiento negativo del 8,67%, lastrado por la caída de la bolsa, aunque el impacto fue menor que otros Planes de Empleo gracias, en buena medida, a la política de prudencia de BBVA y los sindicatos CC.OO y UGT, informa hoy Cinco Días.

Con mayores márgenes de riesgo que otros fondos más afectados por la caída bursátil, los gestores redujeron del 31% al 21% el peso de la renta variable en la cartera de activos de inversión del plan, para evitar o aminorar la pérdida, logrando así caer menos que otros fondos privados.

El plan de la Administración General del Estado, conformado mediante una aportación anual del 0,5% de la masa salarial del colectivo, cerró 2008 con 571.704 partícipes y un patrimonio de algo más de 333 millones de euros. Pasó de registrar una rentabilidad positiva del 2,85% en 2007, a las citadas pérdidas del 8,67% el pasado año. En todo caso, este plan de pensiones de los trabajadores del Estado, creado en 2004, ha alcanzado ya una mayor rentabilidad que el resto de fondos de Empleo en estos cinco años, logrando unos beneficios del 1,98%, un punto más que los resultados obtenidos por la media del sistema de Empleo en el mismo periodo.