Según el último informe publicado por su gestora, BBVA, se ha triplicado la apuesta por los ETF (fondos cotizados que replican índices con bajos costes) de renta fija desde septiembre del año pasado.

El plan, según informa El Economista, cuenta con un patrimonio de 644 millones de euros, de los que cerca de un 60% está colocado en bonos. Un peso que en los últimos cinco meses se ha reducido en 15 puntos porcentuales desde el 75,6% que suponía en septiembre. Además, ha variado su asignación de activos, siendo la principal novedad el peso que han ganado los ETFs, unos productos que tan solo suponían el 1,96% de la cartera en septiembre y, a cierre de febrero, representaban el 6,10%. Es la cuarta mayor proporción dentro de la cartera de bonos.

La otra novedad de la cartera de bonos del plan es que ha eliminado la inversión en deuda emergente, que hasta septiembre suponía un 2,9%.