Tras la decisión de Brexit, las previsiones recogidas en el informe apuntan a que el PIB de Reino Unido se reducirá entre un 1% y un 3% en los próximos dos años. La estructuración de acuerdos comerciales en los próximos dos años determinará el impacto a largo plazo.

Los efectos también se dejarán sentir, por ejemplo, en la inversión directa extranjera de Países Bajos o en el comercio exterior de Irlanda y Noruega. Además, se espera que los países del Benelux e Irlanda registren aumentos en sus niveles de insolvencia de entre el 1% y el 3,5%. El cambio en las insolvencias en otros países europeos será poco significativo, detalla el informe.

Noticias relacionadas

Incertidumbre y volatilidad financiera, primera consecuencia del Brexit

Las aseguradoras españolas emiten más de 450 millones en primas anuales en Reino Unido