De los 34.835 millones de euros de patrimonio gestionado, el 63,7% corresponde a mutualidades de profesionales o de empleo y el 29% son individuales (EPSV), habiendo alcanzado estas últimas en 2012 la cifra de 10.032 millones de euros.

Desde la Confederación se recuerda que las mutualidades “gestionan el 21,3% del ahorro de previsión social en España, lo que representa el 3,3% del PIB, frente a un 30,7% que gestionan las mutualidades (EPSV) en la Comunidad Autónoma del País Vasco respecto de su PIB, ya que en base al desarrollo legislativo propio, han conseguido una gran implantación”.

La distribución de la cartera de las Mutualidades de Previsión Social, al cierre del ejercicio 2012, es la siguiente: el 56,35%, en valores y derechos negociables de renta fija en mercados regulados nacionales; el 12,75%, en acciones y participaciones en instituciones de inversión colectiva; el 11,55%, en valores y derechos negociables de renta fija en mercados extranjeros; el 9,42%, en bienes inmuebles; el 8,02%, en valores y derechos negociables de renta variable en mercados regulados nacionales; y el 1,91%, en otros depósitos.