La asociación valora positivamente este dato, aunque lo mira también con prudencia. Las cifras de julio, como cada año, tienden a ser buenas, por cuanto a la actividad propia del mes se une cierta actividad adelantada del mes de agosto. “Sin embargo, los datos recabados tienen un plus de optimismo, dado que la tasa intermensual evolutiva es, en realidad, la mayor de las registradas desde el inicio de la crisis, en el verano de 2008”, detalla la asociación en su circular interna.

UNESPA aprecia en el parque automovilístico “los primeros signos” de una tendencia más sólida hacia la recuperación; “tendencia que, no obstante, tendrá que verse confirmada en la segunda mitad del ejercicio”, matiza.

En su análisis de los últimos datos del FIVA, la asociación apunta que el ritmo de altas no es muy diferente al observado en el mismo mes de los dos años anteriores y lo que parece caracterizar al mercado en la primera mitad de 2014 es una cierta moderación en las bajas. “Esto sustantiva la idea, que ya se ha defendido en los análisis de meses anteriores, de que el parque asegurado, más que iniciar un crecimiento, lo que parece haber hecho es detener su sangría de pérdidas de vehículos”, concluye.