Esta medida se aplicará a partir de 2013 en tres casos: mayores de 65 años, personas con una minusvalía igual o superior al 65% y familias numerosas.

El objetivo de esta medida, es descongestionar la sanidad pública e incentivar el sector privado. El coste que supondrá esta deducción es de unos tres millones de euros y se calcula que beneficiará a unas 50.000 personas, según informa 'Europa Press'.