Los pagos fueron principalmente en las pólizas de Seguros Generales que cubren bienes y pertenencias. Este apartado aumentó en un 70%. Mientras tanto, las pólizas relacionadas con los seguros Personales (Vida, Salud y Accidentes) crecieron un 12%.

Según los datos de la Superintendencia las categorías que experimentaron un aumento más importante tuvieron que ver con los incendios, los daños a bienes y los seguros agrícolas y pecuarios.

La entidad estatal INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS se hizo cargo del pago de hasta el 80% de los siniestros, dado que cuenta con la mayor penetración del mercado. No obstante, Sugese advierte de que las aseguradoras privadas crecen paulatinamente en su participación en el desembolso de siniestros.