Para el director ejecutivo de COFACE CHILE, Louis des Cars, en información de ‘Diario Financiero’, el incremento en la siniestralidad responde básicamente a la desaceleración de la economía chilena. “La pérdida de competitividad del país, que vemos desde enero, se expresa en que los márgenes de las compañías se estrechan, principalmente por costos de energía y mano de obra, así como la deuda”, afirma.

Aunque el ejecutivo no proyecta una cifra específica a final de año, plantea que los números al primer trimestre “son una clara señal de una tendencia al alza en términos de siniestralidad”. “Es muy preocupante porque nos hace pensar que es más grave que la crisis de 2008-09, en caso de existir un problema en el país. A nivel global, Chile es uno de los países del mundo con un peor desempeño, dentro de los cinco primeros”.

Des Cars explica que un síntoma de este aumento de quiebras y siniestros en el primer semestre se traduce también en el acceso de las compañías al financiamiento, donde se puede ver que los bancos “están mostrando una tendencia a prestar menos recursos, a ser más restrictivos”.

En cuanto a la procedencia de los siniestros de seguro, la mayoría tienen un origen entre partes nacionales, con un 92,25% del total. Mientras que los siniestros de exportación alcanzó sólo el 7,25%.

Por sectores económicos, la industria de productos agroquímicos y fertilizantes lidera la siniestralidad durante 2013 con 85 casos. Le siguen la industria de alimentos, que a junio concentró un total de 32 siniestros. Por su parte, el transporte marítimo de salmones registra la siniestralidad más baja que a junio alcanzó sólo dos casos.