El descenso progresivo que ha venido dándose en este dato durante el periodo, con la excepción de 2011, se ha roto en 2016, al experimentar un repunte de estos delitos, con un crecimiento el 0,8% con respecto a los sufridos en 2015.

Uno de cada cuatro robos de coches registrados en 2016 se perpetró en la Comunidad de Madrid. En concreto, el año pasado se cometieron en esta región 10.559 delitos de estas características. A la capital, le sigue Barcelona, otro de los principales núcleos de población, con 6.862 robos (el 15,7% del total) y, en tercera posición, aunque de lejos, Málaga, con 2.259 (el 5,2% del total).

Las regiones que han experimentado un mayor incremento en el número de robos han sido Soria, con un 200% más de robos (de los 7 que se registraron en 2015 a los 21 del pasado año), Palencia, con un 112% más (pasó de 24 robos en 2015 a 51 en 2016) y Ciudad Real, con un aumento del 43% (aumentó de 135 robos a 194).