El reglamento actualizado ya ha superado todos los trámites pertinentes, incluido su paso por la Comisión Europea y Consejo de Estado.

“El nuevo RIPCI es muy importante para la seguridad contra incendios ya que incorpora tanto las exigencias derivadas de la implantación de la legislación europea, como la regulación de los sectores que no estaban contemplados en el reglamento actual y los productos que no se encontraban amparados por normas armonizadas”, valoran desde la asociación.

Recuerdan, además, que el texto actual fue publicado en 1993 y, por lo tanto, en 24 años no ha habido actualización de la normativa, “con los inconvenientes que esto representa para un sector como es el de la seguridad contra incendios”.