Según afirman los expertos en información que publica el diario ‘Pulso’, las implicaciones del PGS generarán nuevas oportunidades de negocio con los seguros de salud complementarios. “Si esta alternativa estuviera disponible, se esperaría que mucha gente optara por moverse a esta opción contratando, simultáneamente, un seguro complementario que lo cubriera en caso de enfermedades o problemas que el plan garantizado no abarcara”, señala Nora Balzarotti, gerente de estudios de Nevasa.

Por su parte, Rodrigo Salas, de Fitch Rating, indica que “hoy las compañías de seguros han generado un negocio atractivo en torno al seguro de salud complementario y tienen una experiencia mucho más fuerte”. Asimismo, considera que uno de los productos que tendrá mayor protagonismo a futuro son los catastróficos de salud, como por ejemplo, por enfermedades de alto coste.

Los analistas coinciden al afirmar que el PGS, si bien podría implicar una caída de los ingresos para las Isapres, “se espera que ante este escenario también les convenga ofrecer un seguro complementario a fin de compensar la potencial pérdida de ingresos por el plan garantizado”, añade Balzarotti. En esta línea, Salas considera que “como las Isapres no van a dejar escapar el negocio, no sería raro ver que empiecen a crear compañías de seguros para que se empiecden a complementar”. De hecho, CRUZ BLANCA anunció recientemente la creación de una compañía de seguros en el momento en el que la discusión del proyecto estaba en su punto más álgido.

Finalmente, los expertos advierten que el funcionamiento de los seguros sí permite discriminar por preexistencias ya que los precios se renuevan anualmente, cosa que no ocurre con las Isapres, por lo que se tendrá que definir cómo se tratan las preexistencias y en eso “hay mucho que hacer legislativamente”, concluye Salas.