“Nos preocupa que la gente no ahorre donde debe. El ahorro finalista es necesario que crezca para que en el futuro los jubilados sean también consumidores y apoyen, con su gasto, a la economía. Del nuevo Gobierno, sea el que sea, esperamos que tome conciencia de esta necesidad y adopte medidas”, ratificó

Crecimiento positivo, pero insuficiente

A finales de 2015, el volumen de activos de los fondos de pensiones se situó en 104.518 millones de euros, lo que supone un incremento del 4%, superando por cuarto año consecutivo su mayor cifra histórica de patrimonio. Este crecimiento, aunque “positivo”, sin embargo, es “insuficiente a la vista de la magnitud del crecimiento potencial que debería tener ese sector en comparación a otros países de nuestro entorno”, indicó Fernández Palacios.

Nos preocupa que la gente no ahorre donde debe. El ahorro finalista es necesario que crezca para que en el futuro los jubilados sean también consumidores y apoyen, con su gasto, a la economía

El principal motor del sector fue el sistema individual. Las aportaciones brutas en 2015 alcanzaron la cifra de 4.718 millones para el total de planes (5.234 millones en 2014), de los cuales, 3.590 millones (4.030 millones en ejercicio precedente correspondieron al sistema individual).

Las prestaciones ascendieron hasta 4.206 millones, con lo que el saldo neto de aportaciones en 2015 asciende a 512 millones. El Sistema Individual totalizó 948 millones de euros, mientras que las prestaciones netas experimentadas por el sistema de Empleo aumentaron hasta los 422. En relación con los supuestos especiales de liquidez, en 2015 se estima un volumen de prestaciones de 400 millones, lo que supondría un descenso del 13% respecto a 2014.

Al igual que en fondos de inversión, la estructura de patrimonio de los fondos de pensiones continúa evolucionando hacia posiciones con mayor riesgo. En 2015, el patrimonio en Planes Mixtos y de Renta Variable aumentó hasta el 55,6% del total (desde el 37,4% de 2012), mientras que en Garantizados y Renta Fija Corto Plazo se redujo desde el 52,2% hasta el 33,9% actual.

La edad media de los partícipes se sitúa en torno a los 50 años. El 35,2% tienen edades hasta los 45 años; entre 46 y 60 años se concentra casi la mitad de los partícipes

Abordar el ahorro desde edades más tempranas

La edad media de los partícipes se sitúa en torno a los 50 años. El 35,2% tienen edades hasta los 45 años; entre 46 y 60 años se concentra casi la mitad de los partícipes (48,1%), y con más de 61 años el 16,6%. El directivo llamó la atención sobre la necesidad de que el ahorro finalista se aborde desde edades más tempranas. Al ser una cuestión de largo plazo, el hecho de empezar cuanto antes tiene repercusiones positivas en el resultado final.

Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, reconoció que si las condiciones de empleo no son estables “es difícil que la capacidad de ahorro, primero se expanda,  segundo, se consolide”. Asimismo, defendió que el ahorro “debería incentivarse a través de la empresa”.

Noticias relacionadas

Inverco estima un crecimiento del 1,9% de los fondos de pensiones en 2016

Más renta, más consumo, menos ahorro

COMPARTIR