En una entrevista realizada por el diario ‘La Tercera’, Huerta explica que las prioridades actuales de la compañía se centran “en los productos de línea personal y pequeña y mediana empresa. Luego, en grandes cuentas nacionales, tomando participaciones en coaseguros. Así que la parte más preocupante de esta desaceleración es la minería, que en nuestro caso impacta más a las empresas subcontratistas de este sector. También le pega al retail, que es un actor relevante en la venta de seguros y se empezará a sentir en términos inmobiliarios, en el tema de consumo y, por tanto, en venta de vehículos. Y eso terminará pegando en el consumo de seguros de las líneas personales”.

CÓDIGO DE COMERCIO

Cuestionado sobre el código de comercio, explicó que éste tiene “múltiples impactos. Estamos evaluándolos, pero son significativos. Es una norma positiva y necesaria. Lo que me parece más discutible son los plazos de aplicación”. En cuanto al código de aplicación resaltó que “es poco realista en todos los cambios y en cómo afectan al modelo de negocio. Repercutirá en la forma en la que hacemos los seguros en Chile y, por lo tanto, el nivel de transformación que necesitan las compañías no es menor. En un entorno tan competitivo, tan demandante desde el punto de vista regulatorio, ya el día a día es complejo, los plazos son apretados y esto se va trasladando a costos”.

Sin embargo, en cómo afectarán estos costes, para Huerta esto se está evaluando todavía: “Soy crítico de los plazos, el cómo y el cuándo. Sobre todo, porque debería haber sido un poquito más consensuado y entender un poco más cuál es la realidad y la necesidad de las compañías a la hora de enfrentar estos cambios”.