Bajo este prisma se ha elaborado el nuevo informe de Deloitte ‘Insurance Tech Trends 2013. Elements of postdigital’ en el que se pone de manifiesto que estas cinco tendencias actuales "ofrecen un nuevo conjunto de herramientas para el negocio, abriendo la puerta a nuevas reglas para las operaciones, el rendimiento y la competencia". Por ello, según el estudio "la era post-digital, al igual que la era post-industrial, refleja una 'nueva normalidad' para las empresas y una nueva base para la competencia".

De esta forma, los jefes de comunicación de las compañías de seguros tendrán la tarea de liderar la transformación de esta nueva era, explica Deloitte. "Los CIOs de seguros están en una posición única para ser los precursores del cambio, para servir como catalizadores, ayudando a otros a entender los límites de lo posible, también para obligar a pensar más allá de las soluciones de recubrimiento y procesos existentes, para dar cuentas de la realización de la transformación; y para impulsar la innovación del modelo de negocio y mejorar la experiencia del cliente y el productor", apunta el informe.

Para sacar el máximo provecho de las tecnologías emergentes, las aseguradoras deben reinventar las demandas centrales, administración de políticas y los sistemas de facturación que constituían la columna vertebral de sus infraestructuras durante décadas. "Los sistemas centrales tradicionales tenían sentido en los días de la automatización de procesos de negocio predecibles, pero los tiempos están cambiando", señala el informe. "Los procesos de negocio son menos planificados y previsibles que en el pasado". Además de invertir en las tecnologías, las aseguradoras tienen que invertir en las personas que posean formación en las nuevas tecnologías y que según el informe sea especialmente en el área de datos y análisis.