En general, el informe revela que el sistema obtuvo utilidades por 37,8 millones de dólares, después del I. R., este importe se incrementó un 2,4% sobre el beneficio registrado al mes de junio 2011, situado en 36,9 millones de dólares. Esta evolución se obtuvo tras una contracción del mercado de primas totales igual a un 6,9%, por su parte las primas retenidas registraron una tendencia semejante, lo que significa una disminución del 9,4%.

En la reducción de cartera incidieron los ramos de Salud, Fianzas y Accidentes Personales, descendiendo las primas un 32,4%, 24,4% y 16,4%, respectivamente, por su parte, los seguros patrimoniales obtuvieron un incremento del 13,6%. El área financiera presentó un aporte de 23,91 millones de dólares, el cual disminuyó un 1,1%, mientras que el área técnica participó con 16,06 millones de las utilidades totales, antes del I. R, subiendo este valor un 9,8% con respecto al mismo período 2011.

El informe también muestra que el área técnica aumentó su resultado por los siguientes factores:

a) La variación de reservas de retención del primer semestre 2012 por la suma de 31,84 millones fue menor que la variación del mismo período 2011 situada en 69,9 millones, la disminución absoluta fue de 38,1 millones igual a un 54,5%, esta situación se relaciona con la contracción de las primas retenidas, luego, la disminución de variación de reserva compensó el incremento de los siniestros de retención los cuales se elevaron un 18%, lo que provocó que subiera la siniestralidad de retención de un 39,5% a un 51,5%.

b) Los gastos operacionales netos contribuyeron a no disminuir el resultado al bajar el importe de gastos un 7,4%, así el índice de gastos varió un mínimo de un 27% a un 27,6% sobre las primas retenidas.