Según se deprende del estudio, los resultados del año pasado (que comprende el año 2011 y este 2012) del mercado mostraron un aumento del 13% en la siniestralidad, una pérdida de suscripción del 5,9% y sólo un 2,7% en cuanto al retorno de inversión. Asimismo, el total de reservas del mercado libre aumentó ligeramente (un 4%), pero el tonelaje aumentó un 9% durante el mismo período. El mercado es más grande, pero proporcionalmente un poco más débil que el período anterior.

En este contexto, el pasado año se registró el mayor nivel de siniestralidad neta y de pagos jamás reportados por el mercado de P&I (un 2% y un 8% más que el nivel récord alcanzado en 2009/10). Todo esto sumado a que los diez grupos de los trece que forman el mercado de P&I informaron de pérdidas técnicas.

"Con la presión actual en varios frentes, la renovación de 2013 probablemente será una de las negociaciones más difíciles desde el cambio de siglo", explicó Ben Abraham, Jefe Global de la Práctica de P&I de WILLIS MARINE y autor del informe. "Es evidente que las empresas navieras se enfrentan a uno de los períodos económicos más difíciles en una generación”, explica a lo que añade que “es además obvio que el mercado de P&I no equilibrará sus resultados técnicos. A esto hay que sumarle que el mercado de reaseguros se ha presentado con las reclamaciones más importantes y la tercera más grande en la historia del Grupo Internacional (IG, por sus siglas en inglés). El último factor que contribuye a esta ‘confluencia de eventos’ es un mercado de inversión frágil y sin brillo que es probable que se permitan unas devoluciones escasas".

COMPARTIR