En total, en el país están autorizadas 57 de estas pólizas y el 77% están en manos del INS, que entre 2011 y 2012 obtuvo unos ingresos del 2% por la venta de estos seguros, manteniendo una tendencia estable. De acuerdo a Gina Córdoba, directora de mercadeo y ventas del INS, este porcentaje representa, con datos a abril pasado, cerca de 2.858 millones de colones (5,87 millones de dólares), informa ‘El financiero’.

En cuanto a las indemnizaciones en estos seguros, prácticamente el INS es el único que ha incurrido en pagos. De hecho, en lo que va de este año, ya ha pagado 404 millones (831.120 dólares) en 2.706 reclamos, cantidad que se aproxima a ser un 14% de los ingresos generados por autoexpedibles.

COMPETENCIA AL ALZA

Para Luis Young Virzi, gerente general de ALICO, el mercado costarricense tiene potencial para este tipo de productos, especialmente después de que se hayan definido las condiciones en las normativas y canales que se pueden emplear para venderlos. A su juicio, a pesar de que la aseguradora tiene autorizada una póliza sin que haya empezado su venta, el avance en las ventas de los autoexpedibles dependerá de la capacidad de las empresas por desarrollar productos que se ajusten a las necesidades del consumidor local.

Por su parte, Sergio Ruiz, gerente general de ASSA, indica que el crecimiento en las primas de este tipo de seguros es considerable, pues a la fecha representa el 50% de los ingresos por seguros personales. De acuerdo a los datos al cierre abril, la mitad de los ingresos por pólizas personales de ASSA equivale a 85 millones (174.864 dólares), cantidad que sería lo que genera ese seguro autoexpedible.

Ruiz confirma que desde mediados de 2011 la compañía tiene registrada una póliza ante de la Superintendencia General de Seguros (Sugese) y que para lo que resta de año pretende solicitar la autorización de por lo menos cinco nuevos productos de la familia del que ya tienen funcionando.

Otras empresas, como el caso de MAPFRE (con dos pólizas) o ASEGURADORA DEL ISTMO (ADISA) –con cinco productos registrados relacionados con la cobertura por muerte y que, en su denominación, contiene la palabra autoexpedible-, aún no han empezado a vender sus productos. En el caso de la primera, según explica su vicepresidenta comercial, Angelic Lizano, uno de los productos consiste en un seguro de vida y otro brinda protección a tarjetas de crédito. En el caso de la segunda, y según la información de Sugeval, ya tiene definidos los canales de comercialización de estos servicios.

COMPARTIR