Se trata de Protecciones y Beneficios (Prybe) que hoy, al no tener permiso de la autoridad, ofrece seguros para saldo deudor y protección de ahorros, entre otros productos, pero a través de otras empresas de seguros, informa ‘El Economista’. El proyecto es impulsado por cooperativas como Caja Popular Mexicana, Fesolidaridad, San Nicolás y Santa María de Guadalupe.

“Ya presentaron la solicitud y, por lo que nos han dicho, en este mes dan salida a la autorización. Lo que vamos a hacer después es que esta empresa que es una mutual, todas las cooperativas que quieran trabajar con ella, van a ser dueñas y va a estar abierta a todas las cooperativas”, explica Alejandro Arreola Prado, director general de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex).

En una entrevista explica que las llamadas cajas reguladas registran cerca de 4 millones de seguros otorgados a sus socios (sólo Caja Popular Mexicana tiene alrededor de 2 millones), pero que el servicio lo ofrecen a través de otras empresas de seguros. De aprobarse la mutual para el sector, esta cifra pasaría de manera automática a Prybe, con la opción de incrementarla. “Contaría con esos 4 millones más un crecimiento potencial, porque también hay muchas cooperativas que no están en Prybe y tienen contrato con empresas privadas”, enfatiza, al puntualizar que sería la primera mutual de seguros en el sector.

En un principio, Arreola Prado descarta que pueda haber problemas para que la CNSF les otorgue la autorización, pues, al contrario, “le ha gustado mucho la iniciativa al gobierno”, aclara. Asimismo, niega que haya resistencia por parte de las empresas privadas de seguros, al poder quitarles clientes potenciales. “No, el mercado es tan grande. Ellos tienen sus nichos, hay espacio para todos y ayuda a regular el mercado también, porque los obligas a ser más eficientes, y ellos nos obligan a hacer otras cosas”, afirma.