Los datos provisionales de la Asociación Portuguesa de Aseguradores (APS) muestran que el pasado ejercicio el volumen de primas de seguro directo creció un 11%, al alcanzar los 15.300 millones de euros, lo que equivale al 9,1% del PIB portugués. De nuevo fue el ramo de Vida el que logró el mayor peso en el conjunto del sector, con 10.947 millones de euros y un crecimiento del 17,4%.

En el lado contrario se sitúa el conjunto de No Vida, con una caída del 2,1% y primas de 4.180 millones de euros, debido a la influencia negativa de sus dos mayores segmentos, Automóviles y Accidentes de Trabajo. En el caso de Autos, cerró el año 2008 con primas por importe de 1.809 millones de euros, lo que implica un descenso del 6,9%, “que refleja la tendencia de disminución de la prima media cobrada a los clientes y a la reducción de las ventas en el sector del automóvil”, a lo que se unen modificaciones legislativas introducidas el pasado año, detalla la asociación.

Pero la APS considera que fue aún más grave –aunque su peso y dimensión es inferior- la caída de casi el 3% en Accidentes de Trabajo, debido a que lo anterior “es reflejo en parte de la disminución de la actividad económica, aunque, muy probablemente, no fue acompañada de una evolución a la baja de los costes con los siniestros, por lo que habrá un nuevo agravamientos de su ya elevada siniestralidad”.